Un error defensivo volvió a impedir el triunfo del Real Zaragoza

Un fallo defensivo y la falta de acierto en la portería rival impidieron la victoria. Foto: LaLiga

El problema del Real Zaragoza ha vuelto a estar en las áreas. En el último duelo, ante el Lugo, un fallo defensivo puntual volvió a impedir que el Real Zaragoza se volviese de la capital lucense con la portería a cero. Además, la falta de acierto en la meta de Vieites hizo que no lograsen anotar más que un gol, lo que derivó en un empate a uno insuficiente.

En esta ocasión, lograron combinar a la perfección los dos futbolistas con más calidad del Lugo. Gerard Valentín se marchó por banda izquierda y Chris Ramos entró solo en el área para rematar perfectamente y poner el 1-0 en el marcador. Y aunque el Real Zaragoza sacó el coraje necesario para hacer el empate prácticamente de forma inmediata, no logró pasar del 1-1 cuando el colegiado decretó el final.

Un empate en el Anxo Carro no se contempla como un mal resultado, pero el míster, Juan Ignacio Martínez, reconoció que el equipo no estaba satisfecho. Los jugadores “son ambiciosos” y deseaban poner fin a esa dinámica de empates con un triunfo que les elevase en la clasificación. De hecho, el entrenador describió al vestuario como “enfadado y molesto” por el 1-1. Es precisamente esa dinámica de no ganar partidos la que hace que las tablas sepan a poco para un equipo que está haciendo méritos para ganar.

A pesar de no ser un problema tan importante como el de la portería a cero, tampoco se puede pasar por alto la falta de puntería en la meta rival. Comenzó ya en el minuto 1, cuando Eguaras filtraba un pase perfecto por encima de la defensa a Nano Mesa y este remataba fuera. El propio Eguaras o Narváez, que salió en la segunda parte, hicieron méritos para poner el 1-2, pero sus golpeos no llegaron al fondo de la red.

En esta tesitura, el Real Zaragoza ya tiene fecha para su vuelta a La Romareda, el próximo sábado a las 18.15 horas. Y después, contra el Huesca, también en el estadio municipal. Es el momento idóneo para que el conjunto maño brinde victorias a su afición y empiece a acercarse a la zona alta de la tabla.

Print Friendly, PDF & Email