Un convenio entre UZ y el Instituto de Medicina Legal permitirá realizar prácticas a estudiantes

DGA y UZ han firmado este lunes el convenio de colaboración

El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Aragón y la Universidad de Zaragoza cuentan desde este lunes con una nueva herramienta para estrechar su colaboración en materia de formación y de investigación. La consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, y el rector del centro docente, José Antonio Mayoral, han firmado el primer convenio para la realización de clases prácticas en el Imlcfa y para el impulso de proyectos de investigación e innovación conjuntos. Una iniciativa que, según Pérez, “mejorará el conocimiento y la labor de las ciencias forenses en la comunidad”.

En el acto han estado también presentes el director del Imlcfa, José Manuel Arredondo; la directora general de Justicia, María Ángeles Júlvez, y la vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la Universidad de Zaragoza, Ángela Alcalá.

El acuerdo, que tiene una vigencia de cuatro años, tiene en concreto como primera finalidad promocionar la relación entre el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses y con las facultades de Medicina y Ciencias de la Salud o con cualquier otra facultad que sea de interés para ambas instituciones, así como con sus institutos de investigación. En segundo lugar, el pacto de colaboración aspira a que las dos partes faciliten la realización de proyectos de investigación e innovación conjuntos.

“Este convenio oficializa una relación que ya existía entre las dos partes, permite visibilizar el papel del Imlcfa y ayuda a captar nuevas vocaciones para la medicina forense en Aragón”, ha señalado Mayte Pérez.

El seguimiento del acuerdo se realizará a través de una comisión mixta paritaria que estará formada por tres representantes del Gobierno de Aragón y otros tantos de la Universidad de Zaragoza. Este órgano, que se reunirá con una periodicidad anual, tendrá como finalidad promover las acciones que permitan cumplir los objetivos y condiciones estipulados. Al final de cada año elaborará una memoria de actividades. Mientras esté vigente el presente acuerdo, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Aragón podrá utilizar la denominación de Centro Colaborador de la Universidad de Zaragoza.

También en materia de formación, hay que recordar que el Imlcfa ha sido designado recientemente por el Ministerio de Sanidad como centro homologado para formar especialistas en medicina legal y forense vía MIR, algo que solo han conseguido Cataluña, el País Vasco y Madrid. Con esta acreditación, Aragón está en condiciones de formar a futuros forenses ya que en poco tiempo desaparecerán las Oposiciones al Cuerpo de Médicos Forenses como se conocen en la actualidad y se exigirá para poder acceder a dicho cuerpo ser especialista en medicina legal vía MIR.

Labor del Instituto

La consejera de Presidencia ha aprovechado la firma para subrayar la importante labor que desarrolla el Imlcfa, del que el Gobierno de Aragón se siente “especialmente orgulloso”. Un papel que ha ligado a la “plantilla de profesionales comprometidos” que tiene el centro, y que integra desde médicos y psicólogos a trabajadores sociales, químicos, técnicos de laboratorio, auxiliares de autopsia o funcionarios de la Administración General de Justicia.

Entre las acciones que lleva a cabo el Imlcfa y que ha querido destacar Mayte Pérez está la Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género, “una herramienta clave en la lucha contra esta lacra desde los tribunales”. Nació hace casi cuatro años como una demanda social y del ámbito judicial y en este tiempo ha ayudado a perfilar los casos que llegan a los juzgados, proporcionando una evaluación del riesgo de las agredidas que en algunos momentos ha sido vital. En 2020 fueron 450 las valoraciones complejas que llegó a hacer el Imlcfa.

También ha mencionado el protocolo para determinar “con rapidez y seguridad” la edad de los menores no acompañados. Un innovador servicio, también de la mano de los tribunales, gracias al cual se evita que niños en una situación de vulnerabilidad convivan con personas que han entrado ya en la edad adulta, lo cual aporta seguridad a los menores y permite que los recursos se inviertan allí donde son más necesarios.

La consejera de Presidencia no se ha querido por último olvidar del “modélico papel” jugado por el Imlcfa durante la pandemia. “El organismo se volcó en ayudar donde se le requirió”, ha enfatizado Mayte Pérez, con acciones como la instalación de 20 cámaras frigoríficas o como la orientación al Ayuntamiento de Zaragoza para los trámites ante los fallecidos sin identificar que en un primer momento se fueron acumulando en los hospitales.

Print Friendly, PDF & Email