El Real Zaragoza firma las tablas en Lugo y suma su tercer empate consecutivo (1-1)

Los maños deben empezar a sumar de tres en tres cuanto antes

El Real Zaragoza cosechó un empate del Anxo Carro de Lugo para sumar sus terceras tablas consecutivas. Comenzó adelantándose la escuadra local por medio de un testarazo de Chris Ramos, pero Borja Sáinz hizo el empate cuatro minutos más tarde. Ambos tuvieron ocasiones, pero ninguno quedó satisfecho con el resultado.

Los de JIM saltaban al Anxo Carro con un once revolucionario. Francés y Nieto se ponían en las bandas con una pareja de centrales que ya se había visto: Lluís López y Jair. Se dibujaba un 4-3-3 y en el trivote se ubicaban Francho, Eguaras y Zapater, con un tridente arriba compuesto por Nano Mesa, Iván Azón y Borja Sáinz. En el Lugo no faltaban jugadores como Gerard Valentín, Chris Ramos o Manu Barreiro.

Comenzaba otra vez el Real Zaragoza con el problema del gol. La primera era de Nano Mesa, en el minuto 1, y no lograba meter entre los tres palos un remate tras un pase filtrado. Apenas cinco después, el colegiado perdonaba una tarjeta al Lugo tras una dura entrada sobre Francho. Había que esperar hasta el 16 para ver una nueva ocasión, esta vez por un remate de Zapater a centro de Nieto, porque se había calentado el partido.

No haber logrado adelantarse permitía al Lugo despertar, y en dos ocasiones consecutivas se paseaba el balón por la portería de Cristian. Iba a verse una vez más y llegaría la desgracia. Nieto no tapaba el centro de Gerard Valentín y entraba Chris Ramos solo para poner el 1-0. Sin embargo, la contienda se igualaría en apenas tres minutos, porque Iván Azón provocaba un evidente penalti que transformaba Borja Sáinz y así aliviar la escuadra zaragocista.

Aún tuvo un par de ocasiones el conjunto lucense antes de decretarse el final de la primera parte por otras dos del conjunto maño. El partido estaba de lo más igualado, y el 1-1 reflejaba a la perfección lo que se había vivido, con ocasiones para ambos equipos y tensión.

Segunda mitad

Comenzaba con cambios el Real Zaragoza. Gámez y Narváez ocupaban la plaza de Nieto y Azón pero no lograban darle la profundidad necesaria al conjunto maño para ponerse por delante. Se llegaba al minuto 60 con tablas en el marcador y tal como se había terminado la primera: con máxima igualdad. Había cierto miedo por parte de ambos a encajar y se veía falta de atrevimiento, algo que desembocaba inevitablemente en la falta de ocasiones.

Desde ese momento comenzaba el Lugo a generar peligro de verdad. Jair salvaba providencial un centro que solo tenía que empujar Barreiro y a continuación Cristian hacía lo propio con un remate en el minuto 66. Eguaras respondía con un zapatazo desde la frontal que por poco ni se colaba en la escuadra de Vieites, que brillaba en el minuto 70 para evitar el 1-2 de Narváez. A continuación, Vada volvía a probar de lejos y la escuadra lucense volvía a ver en primer plano como el cuero se marchaba fuera.

No lograba el Real Zaragoza darle la vuelta -hasta veía como anulaban un gol a su rival- y se quedaba con otro punto más que no da para escalar. Los de Juan Ignacio Martínez volvieron a jugar un buen partido, pero la falta de solvencia atrás en una acción puntual y el desacierto arriba hicieron que reinasen las tablas. El conjunto maño debe empezar a sumar de tres.

Print Friendly, PDF & Email