Casademont Zaragoza exhibe sus carencias ante San Pablo Burgos (54-75)

Los de Ponsarnau cayeron con claridad ante los burgaleses. Foto: Basket Zaragoza

El Casademont Zaragoza no pudo sumar su tercer triunfo en el inicio de la Liga Endesa tras caer frente a San Pablo Burgos (54-75). Los rojillos acusaron el desacierto desde el primer momento y se vieron superados en el rebote por los castellanoleoneses, que controlaron el duelo desde el principio. Pese a ello, los de Ponsarnau tiraron de garra y se acercaron durante el último tramo, aunque no pudieron completar al remontada.

Benite abrió el marcador y Mobley lo igualó en un arranque de viejos conocidos, en el que los burgaleses de Tabak pusieron la directa con la productividad 2-8 con Braimoh sumando para los visitantes. Pero el momento Okoye con 7 puntos seguidos, más otra seguida voltearon al 9-8 el marcador y vuelta a empezar, con Vanwijn firmando el 11-8 y el tiempo del Hereda San Pablo mediado el tramo.

Benite igualó de 3 el asunto antes del relevo de Sipahi por Rodrigo. Kulamaee perseguía a Mobley y Vanwijn con un 2+1 en el poste bajo puso el 14-13 en ese trámite eléctrico que se vivía en el príncipe Felipe con la banda sonora de la «marea roja» recordando tiempos pasados. Dos triples de Dani Díez dejaron el tramo en color visitante.

Radoncic y Waczynski amanecieron en el tramo pero la efectividad en el lanzamiento de los burgaleses les daba ventaja 16-26, algo que Ponsarnau paró con un tiempo muerto (min. 13). La presión burgalesa les daba rédito y el menor acierto en el tiro de los rojillos completaba el guión en ese punto del choque. Burgos no bajaba el nivel y Casademont Zaragoza no encontraba su sitio en un choque perezoso en anotación.

Tras la pausa, el acierto rojillo no estaba en el unto adecuado y los de Tabak ponían un 24-43 que ponía en máxima dificultad la suerte del encuentro. No reblaba Casademont Zaragoza, Vanwijn remaba y el rebote tomaba protagonismo dando opciones a los rivales que se encontraban cómodos con la inercia de la ventaja.

Con 26-46, Font de triple animó el asunto, como Radoncic seguidamente para no dejarse llevar y poner el 31-49 y sumar a la remontada a la «marea roja». Font de nuevo apretó con su segundo triple pero el rebote seguía siendo clave. Apareció el punch de la grada en busca de la remontada, como San Miguel con Nikolic en la pugna por una bola a 45 segundos para arrimar a los de Ponsarnau en el 39-51 de final del acto.

Hlinason encendió el cuarto con un mate y un gancho, sumado a Radoncic con otra (45-51) y todo por jugar. La noche se encendió, Tabak rotó y el -6 abría todo. Benite de 3 y Nikolic en un robo cortaron la racha ascendente. Mucho por jugar y Radoncic lo sabía, atacando el muro. Nikolic de tres aceleró hasta el +12 visitante. Casademont no cedía y un triple de San Miguel (50-63) animaba a 3,50 el sueño de la remontada. No alcanzó a completar la ascensión aunque lo intentó hasta el final, sin poder cerrar el encuentro a su favor.

Print Friendly, PDF & Email