Ambriz pide “recuperar la alegría y el atrevimiento” para vencer a la Real Sociedad B

Nacho Ambriz, en el partido ante el Real Oviedo. Foto: S.D.H.

La Sociedad Deportiva Huesca afronta un nuevo encuentro para resarcirse y sumar otra vez de tres. Un punto de los últimos doce es el balance obtenido, y ahora Nacho Ambriz cree haber logrado dar con la tecla para revertir la situación. “Tenemos que jugar con alegría, otra vez soltarnos y recuperar el atrevimiento que se necesita para jugar al fútbol”, ha declarado el míster.

Ambriz ve que sus jugadores “no están disfrutando” y les ha pedido que lo hagan “porque con dudas no funcionas”. Las cosas no salen, se ponen nerviosos y hay veces que no aciertan ni a la hora de pasar. Ve que hay “matices” que no salen, que el equipo “no está como cuando empezó”. Son tres derrotas y un empate con malas sensaciones, pero ahora Ambriz asegura haber entendido dónde está fallando el equipo.

En la idea de juego de Ambriz, se busca que la pelota llegue rápido a los costados, pero cuando llega no saben qué hacer con ella. Tampoco cuentan con presencia en el área, van muchos jugadores a buscar el balón y luego queda mucha gente atrás. Esos fallos los han ido trabajando esta semana a través de video. Por otra parte, recordaba Ambriz su última experiencia profesional. “Me fue muy bien, pero en los primeros meses me todo fue mal. En el futbol no hay calma, pero yo la tengo que tener”, ha asegurado.

Después de hablar con los jugadores, ha tratado de mostrarles ciertos movimientos porque “no se hace como al principio”. La buena noticia es que “los han ido entendiendo” y los ve preparados para llevarse los tres puntos. El equipo “tiene que ir mejorando”, y cree que lo van a hacer. De hecho, tuvo una charla con los capitanes donde intercambiaron impresiones, todo con vista a “ayudar a los once que jueguen”.

Tampoco le quita la ilusión esta mala racha, y sigue con ganas de “hacer las cosas bien”. Es algo que no ha dudado “ni un minuto”. Ambriz se podría haber quedado “tranquilo” en su país, pero no lo hizo porque quiere ascender al Huesca. “El fútbol es mi pasión, a lo que me dedico, a lo que he sacado mayor provecho. A veces que te va bien y a veces mal. Muchos entrenadores decimos que la maleta tiene que estar preparada para cualquier cosa, pero no me espanta”, ha explicado.

Ahora ha tratado de buscar soluciones y tiene “todos los radares abiertos”. Recuerda el inicio de competición, cuando se dijo que el Huesca “iba a andar bien”. En Segunda División hay equipos que tan pronto se atascan como salen, y la única forma válida para salir “es el trabajo, el compromiso de los jugadores y tener buen ambiente para hacer las cosas mejor cada día”.

Es el momento de ganar porque ve “el día a día y la disposición” y es muy buena. “Veo la exigencia, y van entendiendo cada vez mejor todo”, ha señalado. “Al equipo lo veo bien. Hubo entrenadores que estuvieron atascos al ascender y salieron adelante. Esto es cuestión de trabajo, de dedicación y de preparar al equipo mejor para hacer un buen partido”, ha afirmado. Ahora, es cuestión de brillar y anotar más goles que el rival en un partido determinante.

Print Friendly, PDF & Email