Alberto Peiró: «Hay que revisar las leyes de ocupación para acabar con la sensación de impunidad»

Alberto Peiró es responsable de la oficina de atención a los afectados por ocupación ilegal // Foto: Laura Trives

A principios de 2021 el Ayuntamiento de Zaragoza y el Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza abrieron una oficina de atención para atender a afectados por ocupación ilegal de inmuebles en la capital aragonesa. Desde entonces, han orientado legalmente a más de un centenar de vecinos. Alberto Peiró es el letrado responsable de la oficina y señala que la ley debería revisarse para no crear, según defiende, una sensación de impunidad de este tipo de delitos.

Pregunta.-¿Cuál es el perfil más habitual que reciben?
Respuesta.-Es difícil dar con un tipo de consulta concreta, pero suelen ser viviendas de ciudadanos en el que en el momento de la ocupación la vivienda no constituye una morada. Por ejemplo, personas que han comprado un piso o casas que se reciben de fallecidos, incluso viviendas de ancianos que han tenido que ingresar en una residencia. Los inmuebles de segundas residencias también pueden sufrir la ocupación.

P.-¿Cree que hace falta una revisión de la ley que afecta a la ocupación?
R.-En el ámbito legal, que es en lo que a mí se refiere, considero que habría que modificar ciertos aspectos para acabar con la sensación de impunidad. Por ejemplo, cuando se comete un delito de usurpación se puede solucionar con una pena de multa. La mayoría de estos casos quedarían sin ningún tipo de castigo. Otro aspecto a revisar sería el tema de las comunidades de propietarios con un piso ocupado, ya que no existe ninguna posibilidad de intervenir ni ninguna regulación específica.

Peiró señala que la mayoría de estos casos quedarían sin ningún tipo de castigo// Foto: Laura Trives

P.-¿Cree que las personas que ocupan están formadas en ello?
R.-Creo que sí, hay un problema y así lo indica la Policía en sus informes. Hay incluso difusión y manuales de cómo ocupar y evitar las consecuencias, así como reaccionar si acude la Policía y otro tipo de artimañas para obstaculizar.

P.-En su oficina trabajan en la ciudad de Zaragoza, ¿cuáles son las zonas con más casos de ocupación ilegal?
R.-La zona con más casos registrados es el Casco Histórico. Más de una cuarta parte de las consultas son este distrito con los focos en la Magdalena y el Pignatelli. Viene precedido de las Delicias con un 20%, San José con un 10% o Las Fuentes con un 9%.

P.-¿Es un problema real la ocupación?
R.-La ocupación ilegal no es el problema principal ni de la ciudad de Zaragoza ni a nivel nacional. Como es algo que afecta a la propiedad privada más preciada, como es la casa, para aquellos que les afecta es un problema grave. Sufrir una ocupación es una situación que degrada todo el entorno, es un problema de seguridad, de deterioro de la convivencia, por eso es normal que genere alarma social o tensión. Pero como digo, no es un problema principal, pero sí muy grave para las personas a las que les afecta.

Alberto Peiró indica que la zona con más casos registrados es el Casco Histórico// Foto: Laura Trives

P.-¿Qué recomienda a la ciudadanía para evitar una ocupación ilegal?
R.-Si detecta alguna información de que le están ocupando, lo primero es ir a la Policía porque existe desde finales del año pasado una instrucción del Ministerio del Interior para aquellos delitos de ocupación ilegal y de carácter flagrante en el que la Policía actúe para expulsar a una persona que este ocupando en ese momento o que lo ha hecho recientemente.

P.-¿Es importante entonces tener buena relación con el entorno en el que se tiene una vivienda vacía?
R.-Sí, en muchos casos de ocupación de viviendas desocupadas de padres fallecidos o en residencias es recomendable que haya una relación con los vecinos o pasar con frecuencia o simular que la casa no esté vacía. No solo para prevenir solo la ocupación también robos o accidentes. No conviene tener sin cierta vigilancia ningún tipo de propiedad.

P.-¿Qué opina de estas empresas que se encargan de desocupar?
R.-Están creciendo en número y en actividad, algo que denota que existe un problema creciente con la ocupación y que no se le está dando una solución efectiva. Estas iniciativas privadas vienen a sustituir algo que debería realizar preferentemente la justicia. Por lo que yo sé, hay empresas que trabajan bien, con profesionales cualificados y asesorados por abogados. Luego hay otras que emplean métodos más cuestionables que podrían suscitar ciertos rechazos. Como digo, sé que hay empresas que trabajan bien y que otras emplean métodos que se pueden cuestionar más.

Print Friendly, PDF & Email