La Comunidad triplica el número de dentistas recomendado por la OMS

En los últimos diez años, el número de dentistas se ha incrementado en un 43%

En Aragón hay un dentista por cada 1.310 habitantes, la media nacional está en un odontólogo por cada 1.192 habitantes. Es uno de los datos que se desprende del Informe Técnico sobre la Demografía de los dentistas en España 2021 publicado por el Consejo General de Dentistas de España y con el que colabora el Ilustre Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón.

En este estudio se analizan parámetros como la ratio habitantes/dentistas y el reparto de profesionales por grupos de edad y género. En Aragón hay 1.016 dentistas colegiados, de los que el 49,7% son mujeres, situando a nuestra comunidad como la última en porcentaje de mujeres odontólogas, mientras que la media nacional es del 57,3%. Además, en Aragón, el 52,7% de los profesionales en odontología tiene menos de 45 años.

En los últimos diez años, el número de dentistas se ha incrementado en un 43%, la ratio de habitantes/dentista en el ámbito nacional ha pasado de un dentista cada 1.671 habitantes en 2010 a que por cada 1.192 habitantes en 2020haya un profesional. La Organización Mundial de la Salud recomienda 1 dentista por cada 3.500 habitantes, por lo que en España y en Aragón se triplican las cifras recomendadas.

Ante estos datos, en la última década se ha producido un incremento del 43% por ciento en el número de dentistas en España. Según la Organización Mundial de la Salud «las políticas de control de los recursos sanitarios son muy importantes porque afectan tanto a los profesionales, como a la sociedad en general».

En Aragón, en este curso, 36 jóvenes se han matriculado en primero del Grado de Odontología que se cursa en el Campus de Huesca de la Universidad de Zaragoza.

El Ilustre Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón se une al Consejo General de Dentistas para reclamar la implantación de un númerus clausus eficaz que permita racionalizar las necesidades reales de dentistas.

La experiencia de estos últimos años demuestra que la ausencia de esta regulación origina unas consecuencias indeseables para la profesión, obligando a miles de jóvenes ya formados a emigrar a otros países de la Unión Europea.

Además, también conlleva desempleo y aumenta las subcontrataciones de profesionales. Del mismo modo, los estudios internacionales muestran que el exceso de profesionales en el ámbito de la Odontología incrementa el riesgo de la realización de sobretratamientos y puede poner en peligro la calidad asistencial.

Print Friendly, PDF & Email