El tiempo inestable y fresco marca el último fin de semana del verano en Aragón

Las temperaturas caerán incluso por debajo de los diez grados en Teruel

Aragón vivirá el último fin de semana de verano este año con un descenso generalizado de las temperaturas, que dejará incluso temperaturas frías en algunos puntos de la Comunidad durante las primeras horas del día. Los cielos, marcados por la inestabilidad, alternarán sol, nubes e incluso algunas lluvias arrastradas por el cierzo.

Huesca será la capital más afectada por estos cambios. El sábado, se esperan precipitaciones durante la primera mitad del día, que a lo largo de la jornada se irán despejando. Las temperaturas, más frescas, oscilarán entre los catorce y los 22 grados.

Algo más calurosas serán en Zaragoza, donde el mercurio superará incluso los 26 grados durante el sábado, aunque las rachas de cierzo refrescarán el ambiente de cara a la tarde. El cielo, parcialmente cubierto, podría dejar alguna lluvia muy ocasional. No se esperan siquiera esas leves precipitaciones en Teruel, que será la capital más fría, con once grados en las primeras horas de la mañana, y también la más calurosa, alcanzando incluso los 27 grados durante la jornada.

El domingo se mantendrá la misma tónica en todo Aragón, que vivirá una noche algo más fría que la anterior. En Huesca, el mercurio caerá hasta los diez grados de mínima y se acercará a los 24 en las horas centrales del día. Zaragoza oscilará entre los doce y los 25 grados de temperatura, con un cierzo que se resistirá a desaparecer en el valle del Ebro. Los termómetros caerán incluso por debajo de los diez grados en Teruel, aunque durante el día se registrarán temperaturas agradables, de hasta 25 grados.

Print Friendly, PDF & Email
Las temperaturas caerán incluso por debajo de los diez grados en Teruel