La portería a cero y La Romareda, claves para transformar las sensaciones en puntos

JIM quiere estrenarse ya en La Romareda. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

Una semana más, en el zaragocismo se vuelve a hablar de que el Real Zaragoza merece muchos más puntos de los que cosecha. El conjunto maño ha hecho méritos para ganar, pero no ha logrado acertar de cara a portería, ha encajado goles y no se ha hecho fuerte en casa. Estos dos aspectos son especialmente claves para el míster, Juan Ignacio Martínez, que está convencido de que la situación se revertirá.

Afortunadamente, JIM ve la botella “medio llena”. Sabe que dirige un equipo que genera “lo más difícil del fútbol, que son las ocasiones”. En las dos últimas salidas se han logrado cuatro puntos, y en Fuenlabrada, se logró empatar con uno menos. Además, para este nuevo choque, ante la Real Sociedad B, han realizado ejercicios de asimilación para que los jugadores “vayan cogiendo confianza”. “Ojalá que el sábado en la Romareda, que creo que va a estar a tope de afición, podamos brindar la primera victoria en casa”, ha declarado.

Entra en juego para lograrlo lo que el entrenador ha definido como “el objetivo principal”: mantener la portería a cero. Ese fue el lema de la temporada pasada, donde el Real Zaragoza debía sumar una inmensa cantidad de puntos para salvarse, y se logró gracias a ello. “Un equipo con solvencia que termina en la parte alta siempre encaja pocos goles. Si no, tienes que marcar dos cada vez que encajas uno”, ha sostenido en la sala de prensa.

El problema de comenzar el partido a remolque, encajando un gol sin haber anotado, es que ya quedas “a merced del rival”. Es un aspecto que dentro del vestuario se ha comentado y hablado, y ahora se deben “buscar soluciones para que no suceda más”. El deseo de JIM es claro: empezar desde este mismo sábado a tener la portería a cero.

Un aspecto que ha perjudicado al conjunto maño últimamente ha sido el balón parado, que se entrena “tanto en la zona ofensiva como la defensiva”. El tema de atención y la concentración es fundamental en el transcurso del partido, donde es decisivo “incluso un saque de banda o una falta”. El balón parado contribuyó a la victoria ante el Alcorcón y lo mismo costó la derrota en Fuenlabrada.

Otro sinónimo de triunfo es la fortaleza en casa. La Romareda “tiene que ser el jugador número 12”, para que cuando venga el rival “lo sienta de verdad”. Eso tiene que hacerlo el propio Real Zaragoza con su juego, “provocando que el rival se sienta incómodo”. Lo cierto es que 90 minutos en La Romareda “son larguísimos”, y de cualquier jugada “puede venir el gol”, por lo que es vital mantener esa paciencia y ese poso. “Esperemos que La Romareda sume muchos puntos porque servirá para lograr el objetivo”, ha añadido sobre esta cuestión.

Por fin, la afición podrá entrar al 60%, lo que supone que todos los abonados tendrán acceso. “A la afición no le hemos podido dar esa felicidad de la victoria, pero queremos dársela cuanto antes”, ha asegurado JIM. Este es el partido ideal para hacerlo, porque el conjunto maño “tiene que sumar muchísimo en casa para lograr el objetivo”.

Print Friendly, PDF & Email