La hostelería de Huesca acoge las nuevas medidas de Sanidad con cautela y cierta preocupación

Todos los establecimientos de hostelería pueden cerrar conforme a su licencia -situada entre las 1.30 y las 2.30 horas el fin de semana-, teniendo el ocio nocturno unas condiciones muy limitadas para ejercer su actividad

El sector de la hostelería y el turismo de la provincia de Huesca esperaba con ansia el anuncio de nuevas medidas por parte del Gobierno de Aragón. Son ya 18 meses soportando miserias, excusas y un escenario de total incertidumbre. El porcentaje de aragoneses de más de 12 años que ha iniciado la vacunación es, actualmente, del 89,27%, y el 84,84% ya tiene la pauta completa, y las tasas de incidencia y la situación de la hospitalización son muy favorables. Sin embargo, existen sectores que todavía no pueden trabajar conforme a su licencia, actividad normal u horario.

El ocio nocturno sigue siendo el subsector más perjudicado. El cierre a las 4.00 horas de la madrugada podría dar lugar a equívocos y resultar una medida altamente plausible. Sin duda resulta un paso adelante, pero no todo son alegrías para los bares especiales y musicales, pubs, cafés-teatro o cafés-cantante, puesto que continúa suponiendo abrir en un horario reducido.

Todos los establecimientos de hostelería pueden cerrar conforme a su licencia -situada entre las 1.30 y las 2.30 horas el fin de semana-, teniendo el ocio nocturno unas condiciones muy limitadas para ejercer su actividad y que se concentran en un espacio muy breve de tiempo. Existen numerosos locales cuya adecuación de horario, conforme a la licencia, les permitiría abrir hasta las 6.00 horas. Además, hay que sumar la prohibición del baile y del consumo en barra que afecta de manera especial a este subsector del ocio nocturno y al de otros cafés- bares o restaurantes. Se han propuesto soluciones para recuperar estos espacios y que siguen siendo pertinentes, pero todavía no han sido tenidas en cuenta. Todas estas condiciones hacen que el nivel de actividad sea insuficiente para el subsector del ocio nocturno, siendo el más perjudicado de todo el entramado hostelero hasta la fecha.

Asimismo, los establecimientos organizadores de música en directo siguen olvidados. También existen soluciones para este tipo de locales con la adecuación de medidas y asimilaciones de aforo al resto de actuaciones culturales y con el permiso para tener al público en pie, manteniendo la mascarilla, como medida preventiva y garantía de seguridad.

De la misma manera, se sigue demandando a todas las administraciones y autoridades competentes que cumplan con la normativa actual en leyes como la denominada “antibotellón”. No se entiende como se pueden producir ciertas prácticas como las que se han dado en algunas poblaciones de nuestra provincia que son perjudiciales en la lucha contra la pandemia, contribuyen a aumentar la incidencia positiva y fomentan la inseguridad ciudadana. Es esta una labor de todas las personas, pero que compete de forma directa a autoridades y fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, autonómicos y locales.

Restauración y banquetes

El sector de la restauración también encuentra sorprendente que los aforos en el interior de los establecimientos sigan estando al 50% cuando se ha demostrado la seguridad de la actividad y la adecuación de medidas preventivas -geles, mascarillas, ventilación, etc.-. Además, Aragón cuenta con más del 20% de los establecimientos de hostelería seguros en España. Por ello creen necesario recuperar cuanto antes los aforos conforme a la normalidad. Otros subsectores como el de banquetes y eventos están recuperando su normalidad, aunque muy poco a poco. Se da ahora una mayor flexibilidad, aunque con una temporada de eventos ya muy avanzada.

Agilidad en las ayudas y nuevas líneas

A día de hoy, las ayudas al sector de la hostelería y el turismo son insuficientes. Muchos establecimientos no han cobrado más de 3.000 euros por parte de las administraciones, por lo que consideran que hay que agilizar la resolución de algunas ayudas. De la misma manera, preocupa el resultado de otras líneas como las denominadas ayudas de “solvencia empresarial” que terminaron la semana anterior.

En otras comunidades se ha perdido más del 50% de estas ayudas que obligaban a no presentar pérdidas en el ejercicio 2019, haber bajado la facturación en un más de 30% en el año 2020 y, sobre todo, a presentar deudas con proveedores privados o entidades bancarias a fecha de mayo de 2021. El resultado ha sido que muchos empresarios no hayan podido acogerse a las mismas ya que las deudas han sido soportadas con su patrimonio empresarial y personal y los que tuvieron pérdidas en 2019 no pueden justificar motivos como amortizaciones en su negocio o inversiones. El sector solicita, por lo tanto, nuevas medidas destinadas a su reactivación y que hagan posible la viabilidad económica de las empresas.

Print Friendly, PDF & Email