La DGA pone en marcha un plan de renovación de las residencias del IASS por 12,5 millones

La ejecución de estas obras debe realizarse entre 2021 y 2022

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, a través del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), ha iniciado ya los trámites para llevar a cabo obras en nueve de sus residencias públicas por valor de 12,5 millones de euros con el objetivo de crear en ellas unidades de convivencia, es decir, plazas residenciales que ponen el acento en la autonomía y la atención centrada en la persona. Es uno de los anuncios que ha realizado en las Cortes de Aragón la directora gerente del IASS, Noelia Carbó, en su primera comparecencia ante la Comisión de Ciudadanía y Derechos Sociales.

“Trabajamos en un nuevo modelo de atención residencial que pone a las personas en el centro de los procesos y, además de la remodelación que ello supone y dentro de lo múltiples retos que tenemos por delante, desde el IASS vamos a prestar especial atención ese cambio de modelo, a la dependencia y a la atención a los mayores, con quienes la sociedad ha contraído una deuda importante”, ha indicado Carbó en las Cortes. En este foro, la directora gerente ha recordado que el IASS trabaja teniendo muy presente el dictamen que sobre el futuro de las residencias y el modelo de atención emitió el Parlamento aragonés.

Además del anuncio de las obras, Carbó ha adelantado también el incremento de las subvenciones previstas para crear, modernizar o reformar centros de mayores y menores en Aragón que tengan plazas concertadas y trabajen, por tanto, con el IASS. Estas subvenciones, que se lanzaron inicialmente por valor de 6,2 millones de euros ascenderán, finalmente, a 13, al sumarse otros 6,8 millones, tal como hoy mismo publica mediante una orden el Boletín Oficial de Aragón.

La ejecución de estas obras debe realizarse entre 2021 y 2022. Esta partida está destinada a entidades mercantiles, entidades sociales sin ánimo de lucro y entidades locales que sean titulares de residencias o centros de día y que formen parte del sistema público. Los proyectos para recibir estas ayudas -ha recalcado la gerente del IASS a lo largo de su comparecencia- deben basarse en el modelo de atención centrada en la persona en el que se focaliza la acción del Instituto.

Entornos hogareños

Sobre las nuevas unidades de convivencia en nueve de los centros públicos de Aragón, Noelia Carbó ha detallado que “serán espacios que prestarán apoyo a personas con dependencia y, a menudo, con deterioro cognitivo, en los que es fundamental recrear entornos hogareños, alejados en lo institucional, en lo que desarrollar rutinas o actividades que tengan valor para quien las protagoniza”. En la misma línea, ha querido subrayar que “hablamos de modelos de calidad de vida, que cuidan especialmente la dignidad y derechos de las personas, teniendo en cuenta sus gustos, preferencias y ritmos de vida”.

Las obras se llevarán a cabo en las residencias del IASS de Borja, Utrillas, Albarracín, Javalambre, Sagrada Familia, Ciudad de Huesca, Romareda, Hogar Doz de Tarazona y el Centro Asistencial de Calatayud, y se encuentran en diferentes fases de tramitación. En conjunto, se han presupuestado 12,5 millones de euros para llevar a cabo estos nueve proyectos, incluyendo obras y equipamientos.

La directora gerente del IASS ha recordado, a lo largo de toda su comparecencia, la importancia que para caminar en este nuevo modelo de atención centrada en la persona -que impregna todas las obras que se van a llevar a cabo y está en la base de las subvenciones que se han convocado- tienen los fondos de Recuperación y Resiliencia, 85,3 millones de euros para ejecutar en Aragón en el periodo 2021/2023. “Este modelo –ha recalcado- no es solo una declaración de intenciones, es un todo un cambio de concepto, un cambio de forma de actuar y de la manera de organizar los centros y prestar los servicios”.

Print Friendly, PDF & Email