Vivo muy acelerado y el estrés está afectando a la relación que tengo con mis empleados. Intento cambiar la actitud, pero no puedo.

La ansiedad y el estrés se han convertido hoy en día en uno de los problemas psicológicos más habituales. No solo causa importantes daños sobre el que lo padece, sino que también termina afectando a sus relaciones familiares, a su ocio y a su entorno laboral. Como consecuencia de un mal descanso tu humor cambiará, te sentirás más irritable.

El primer paso para manejar el estrés es saber reconocer cómo se presenta en tu vida: irritabilidad, fatiga, dolor de cabeza, insomnio, etc. Identifica las situaciones que te producen tensión y, una vez localizadas, intenta evitar esas situaciones y cuando no sea posible, idea la manera en la que lidiar con esos detonantes tratando de anticiparte. Intenta de cambiar la actitud con la que afrontar los problemas, permítete disfrutar de tu tiempo de ocio realizando actividades que te reconforten, establece una rutina de ejercicio, sueño y alimentación para darle la energía que necesita el cuerpo y a la mente. Aprende a establecer límites y decir que no a tareas o actividades que suscitan llevar un ritmo de vida acelerado.

Mi consejo: Es importante poner solución al estrés lo antes posible, para así poder estar bien contigo mismo, y trabajar en unas mejores condiciones evitando que la situación termine afectando negativamente al rendimiento, productividad y estado de ánimo de tus trabajadores.

Print Friendly, PDF & Email