Las peñas sangran tras más de un año cerradas y reiteran que deben abrir igual que los bares

La Peña Delicias lleva más de un año cerrada // Foto: Laura Trives

“El alma de las fiestas” agoniza. Las peñas de Zaragoza hacen este mes, sin sumar los meses del primer estado de alarma, un año desde que les obligaron a cerrar. Una de las afectadas es la Peña Delicias, en el barrio del mismo nombre, y con, antes de la pandemia 500 peñistas. La situación ha provocado que el 25% de sus socios hayan dejado este, como ellos denominan, “estilo de vida”.

“Pedimos poder abrir nuestros locales con las restricciones de hostelería”, ha defendido la presidenta de la Federación de Interpeñas, Eva Cerdán. Y es que los peñistas no entienden como sus locales continúen cerrados al tener espacios y sistemas de protección idénticos a los de la hostelería. La presidenta añade que “no piden ningún beneficio” solo que les dejen abrir para poder subsistir, ya que el consumo en las peñas por los propios socios es “la única fuente de ingresos”. Actualmente solo tienen las cuotas de los peñistas para poder mantener sus estructuras.

El presidente de la Peña Delicias, Carlos Sanz, y la presidenta de la Federación de Interpeñas, Eva Cerdán // Foto: Laura Trives

Añaden que, además de las medidas normales contra la Covid, estos locales tienen que tener un libro de registro, lo que facilitaría el rastreo de contagios por parte de Sanidad en caso de positivo en el local.

Otro de los problemas que critican es el haber metido en el mismo saco lo que denominan lugares de encuentro, la típica peña de sofá en un pueblo, a sus locales. “En Navarra existen diferencias entre peñas legalmente establecidas y locales de reunión. Esta situación nos ha enseñado la diferencia”, ha explicado.

Cerdán también ha querido reclamar que las peñas no solo funcionan en las Fiestas del Pilar. “Las peñas no somos solamente Fiestas del Pilar, estamos los 365 días del año y haciendo actividades para todos”. La presidenta pide que la DGA “les escuche y que rectifique”.

“No ha venido ningún cargo”

Por su parte, el presidente de la Peña de las Delicias, Carlos Sanz, denuncia que “no ha venido ningún cargo municipal ni público” a comprobar que las peñas sean seguras. Sanz pide que “si hacen algo mal que vengan y que nos lo digan” y así, entonces, poder abrir.

Sanz teme que las peñas no resistan este cierre ya que considera que ellos son “el alma de la fiesta”.

“Se está despreciando el valor cultural de las peñas. Nosotros hicimos las fiestas populares, si se pierde esto todo, lo manejarán las autoridades y el poder ciudadano desaparecerá y nadie saldrá ganando”, ha concluido.

Las peñas esperan que el Gobierno de Aragón les permita poder volver a abrir // Foto: Laura Trives
Print Friendly, PDF & Email