El Huesca busca reengancharse al playoff con un triunfo en Lugo

El Real Oviedo asaltó El Alcoraz. Foto: S.D.H.

La Sociedad Deportiva Huesca ya está en Lugo con la vista puesta en el choque que les enfrenta esta misma tarde al conjunto de la localidad. Sumar tres puntos es vital para el conjunto oscense, ya que actualmente se encuentra lejos de los puestos altos de la categoría. Con un triunfo, los de Nacho Ambriz se reengancharían al playoff antes de recibir al Fuenlabrada en casa.

El míster se ha llevado a 20 jugadores para esta quinta jornada de Liga ante el Lugo, a las 21.00 horas. Como novedad se encuentra Isidro Pitta, que entra en su primera lista con ganas de demostrar que puede hacerse un hueco en el 11. Quien no estará es Jorge Pulido, sancionado tras ser expulsado la semana pasada, y es baja por lesión Pablo Insua. Regresa a la convocatoria Andrei Ratiu tras su participación con la selección de Rumanía.

Para lograr la victoria, el conjunto altoaragonés deberá corregir los errores que le han llevado a encadenar dos derrotas consecutivas. Ante el Real Oviedo faltó solidez defensiva, y a la vista está que el gol que decantó el duelo llegó por un error de concentración. Incluso, la derrota por 1-2 pudo ser más abultada, porque Borja Bastón anotó y el VAR lo anuló por un fuera de juego milimétrico. Más de lo mismo ante Las Palmas, con dos tantos nada más comenzar que dejaron sentenciado el choque antes del minuto 15.

Una clave que también será fundamental para llevarse el duelo está en el acierto de cara a portería. El conjunto oscense ha anotado dos goles en los partidos que han terminado en derrota, pero genera más ocasiones de las que finalmente transforma. Aquí aparece el ya mencionado Isidro Pitta, que podría estrenarse este mismo lunes.

Con solvencia en las dos áreas, el conjunto de Nacho Ambriz tendría que estar listo para volver a la senda de la victoria. Encontrar ese punto de inflexión es el objetivo primordial, y como explicó el míster, “tienen esa rabia por no haber sacado los resultados”. “He visto a los chicos mejor de como pensaba que iban a estar”, ha afirmado antes de añadir que el Huesca “ni antes era tan bueno ni ahora es tan malo”. Eso sí, reconoce que hay que enmendar los errores cometidos.

Ahora es importante ponerlo en práctica y terminar los 90 minutos con superioridad en el marcador para volver a Huesca con tres puntos bajo el brazo. Los altoaragoneses quieren resarcirse de las dos derrotas consecutivas y volver a los puestos altos de la tabla. Precisamente uno de los motivos por el que los oscenses no se pueden permitir una nueva caída es porque terminarían a seis puntos de la zona de ascenso directo. El Anxo Carro será el escenario de este duelo.

Print Friendly, PDF & Email