Aragón mejora su protocolo en inspecciones de caza para dar más seguridad a los agentes del Seprona

A la presentación han asistido los tres coordinadores provinciales y los 26 coordinadores de las Áreas de Medioambientales de Aragón

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha presentado este lunes, en La Alfranca (Pastriz, Zaragoza), el nuevo protocolo de actuación para la inspección cinegética, que permitirá dotar a los Agentes de Protección de la Naturaleza (APNs) de una mayor seguridad. A la presentación han asistido los tres coordinadores provinciales y los 26 coordinadores de las Áreas de Medioambientales de Aragón.

El objetivo es crear unos hábitos de trabajo que eliminen o, al menos, que minimicen los posibles enfrentamientos con los cazadores a la hora de realizar la vigilancia necesaria sobre la actividad cinegética. Con este fin, el Gobierno de Aragón lanza este nuevo protocolo, en el cual se hace un desarrollo de todas las posibles circunstancias que habitualmente se pueden dar a la hora de llevar a cabo una inspección.

Evitar las inspecciones en solitario, la distancia necesaria para llevarlas a cabo, la postura gesticular, dónde dirigir la mirada o el tipo de conversación que hay que seguir o evitar son algunos de los puntos que se tratan en el protocolo.

Este protocolo es consecuencia de las históricas reivindicaciones de los APNs, con objeto de poder abordar las inspecciones a cazadores con la eficacia y, sobre todo, con la seguridad necesaria. “Es evidente que cualquier inspección puede derivar en alguna acción violenta, sobre todo cuando puede ser objeto de algún tipo de sanción administrativa o incluso penal, pero en el caso de la caza se puede ver agravada por el hecho objetivo de que el inspeccionado porta un arma de fuego”, ha explicado el consejero durante su intervención.

Asimismo, el consejero también ha anunciado que el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente también facilitará formación para los Agentes Forestales a través de un curso de defensa verbal y otro de manejo de armas.

Durante la historia de este colectivo se han producido accidentes o incidentes con consecuencias varias y en algunos casos fatales. Sin embargo, el detonante que llevó a que las reivindicaciones sobre la necesidad de tener un protocolo que identifique las medidas a adoptar en una inspección sobre la actividad de la caza y, por consiguiente, la reacción positiva del Departamento para el desarrollo de este protocolo, fue la muerte de dos Agentes Forestales por disparos de un cazador inspeccionado en Lleida, en enero de 2017.

El protocolo se empezó a trabajar en 2018 y en su desarrollo han intervenido los sindicatos, la Asociación de Agentes Forestales de Aragón, así como técnicos y personal del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

Print Friendly, PDF & Email