Ver Zaragoza a través de los ojos de Goya: un recorrido por los rincones que amó el pintor

En la calle Cadena se abordarán los temas de desigualdad de las mujeres de la época que Goya retrató en sus Caprichos

“Zaragoza. Corazón. Zaragoza. Zaragoza”. Estas fueron las palabras que Goya escribió tras abandonar la ciudad en la que vivió hasta sus 29 años para trasladarse a Madrid, donde se consolidaría como pintor. Siempre tuvo un especial amor por la capital aragonesa y ahora todos esos rincones que amó y recorrió podrán conocerse gracias a “El origen del genio”. Una exposición que permitirá a los usuarios conocer cómo era la vida y las costumbres en la Zaragoza del siglo XVIII y que se alternará los sábados con la muestra “El paseo de Goya”, más centrada en su obra pictórica.

En uno de sus Caprichos, Goya refleja el sacrificio que suponía para las mujeres de su época los matrimonios de conveniencia y hace una crítica a través de un hermoso grabado. Precisamente esta situación de desigualdad y opresión y la vida de las mujeres del XVIII se tratará en una de las paradas de este recorrido, concretamente en la calle La Cadena con esquina de Antonio Agustín. Allí vivió la familia Goya durante algún tiempo y es que el pintor entre sus 13 y sus 29 años tuvo nada más y nada menos que seis viviendas diferentes en el Coso Bajo. Es por eso por lo que se conoce como “el barrio de Goya”.

Siguiendo con el Coso, pero esta vez frente a la calle Alfonso hay otra parada indispensable en este recorrido ya que el pintor se alojo en el edificio que hace esquina mientras pintaba la cúpula Regina Martyrum del Pilar. Y aquí el visitante podrá conocer las aficiones y aquello con lo que Goya disfrutaba como eran los toros, la música, la caza, el turrón y el chocolate. Y es que justo al lado de su vivienda estaba la de su mejor amigo Martín Zapater con el que intercambió cartas y cartas a lo largo de muchos años.

Y hablando de toros y música, en la plaza de España se instaló en el siglo XVIII la Casa de Comedias, un lugar en el que los jóvenes de la época disfrutaban del guirigay y de la diversión. Aquí se hablará de teatro y toros, pero también del terrible incendio que acabó con todo ello y que Goya conoció cuando estaba en Madrid.

Y de una plaza, a otra. La Plaza Salamero el visitante conocerá cómo eran las casas de la época y es que en esta céntrica ubicación se levantó la casa de la familia del pintor desde el siglo XVII. Los Goya eran muy itinerantes y desde 1757 a 1775 pasaron por seis domicilios distintos. Otro de ellos se encontraba en la calle Alfonso. Una vía majestuosa y mágica que ha cambiado mucho a lo largo de los siglos.

La Plaza del Pilar con el monumento y el cenotafio del pintor, la plaza San Miguel con la única vivienda del pintor que ha llegado hoy hasta nuestros días (el asador de pollos de al lado era donde José Goya, padre del pintor, hacía sus quehaceres) y la iglesia de San Miguel que tan especial fue para la familia son otras de las paradas de este recorrido. Las visitas comienzas el sábado 11 de septiembre y tienen una duración de dos horas.

De lo que no hay duda es que tras este recorrido los visitantes verán Zaragoza con otros ojos.

Print Friendly, PDF & Email