El nuevo curso político da comienzo en el Ayuntamiento de Zaragoza con mirada a los presupuestos

La vicealcaldesa ya ha anunciado que inician este curso con la idea de crear "políticas para bajar los impuestos y mejorar los servicios municipales". Foto: Miguel G. García.

Tras el fin del periodo estival, este martes ha tenido lugar la tradicional reunión entre el gobierno de la ciudad de Zaragoza, formado por Partido Popular y Ciudadanos, y el resto de los grupos municipales. El alcalde, Jorge Azcón, y la vicealcaldesa, Sara Fernández, se han reunido con las diferentes formaciones para conocer sus inquietudes y para empezar a abordar el tema de las ordenanzas fiscales así como el de los futuros presupuestos, para los cuales el equipo de gobierno debería contar con el apoyo de al menos alguno de los grupos.

Pese a que, por ahora, no han transcendido detalles acerca de estos asuntos, sí lo han hecho de las intenciones tanto del gobierno como de los grupos. En concreto, la vicealcaldesa ya ha anunciado que inician este curso con la idea de crear “políticas para bajar los impuestos, con la idea de mejorar los servicios municipales y con la capacidad de seguir incrementando la inversión en la ciudad”.

En esta línea, también ha hecho referencia al papel clave que tendrían los diferentes grupos de la oposición en lo que ella misma ha catalogado como “proyectos de ciudad”. “La regeneración urbana, la rehabilitación, el plan Zamoray-Pignatelli, el Bosque de los Zaragozanos o la operación son esos grandes proyectos de ciudad que queremos que cuenten con la mayor participación posible”, ha expresado Fernández.

Los grupos municipales muestran sus preocupaciones a Azcón

Entre los grupos de la oposición, sin embargo, algunos han comenzado el nuevo curso político con más reproches que halagos. No ha sido el caso, eso sí, de la portavoz del PSOE, Lola Ranera, quien ha asegurado que se ha mantenido una reunión “amable” en la que se han abordado muchos temas y fechas, pero “sin concretar nada”. Pese a ello, sí ha lanzado un mensaje claro, “antes de negociar cualquier ordenanza fiscal, a nosotros nos importa que salgan adelante nuestras dos proposiciones normativas”.

Sí han llegado reproches desde Zaragoza en Común y Podemos. Por un lado, Pedro Santisteve ha dicho no entender “la alergia que les produce a los partidos de derecha la participación ciudadana”, haciendo referencia a la nula presencia que ha tenido en el gobierno de la ciudad. Además, también ha cargado contra las políticas que, ha dicho, “están incrementando la desigualdad” y ha pedido una política medioambiental “más seria y sin tanto humo”.

Por su parte, Fernando Rivarés ha vuelto a incidir en el hecho de abordar una política fiscal “justa”, donde los que “más dinero tengan paguen más y quienes menos tienen paguen menos”. Además, también ha pedido una especial atención a aquellas personas cuidadoras, especialmente en estos tiempos, para que tengan unos adecuados tiempos de descanso, y ha incidido en el tema de la movilidad. “Llevamos dos años de retraso y esto es algo que tenemos que aclarar ya”, ha criticado el portavoz de Podemos Zaragoza.

Por último, el grupo municipal de Vox ha comunicado al alcalde lo que cree que es una “alta tolerancia” al presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. En este sentido, su portavoz, Julio Calvo, ha apuntado que Azcón está siendo “muy permisivo”. Además, aunque todavía no se ha tratado el tema de los presupuestos, Calvo sí ha querido destacar que “el equipo de gobierno está tomando políticas de la izquierda”, haciendo referencia a políticas de igualdad, entre otras, algo que no gusta a la formación y por lo que ha dicho, “esta vez seremos más exigentes, si sigue insistiendo en esta línea ideológica, esto será un motivo de ruptura o, al menos, de fuerte tensión”.

Print Friendly, PDF & Email