El Huesca cae ante el Real Oviedo en El Alcoraz y suma su segunda derrota consecutiva (1-2)

El Real Oviedo asaltó El Alcoraz. Foto: S.D.H.

El Alcoraz fue testigo de la segunda derrota consecutiva de la Sociedad Deportiva Huesca, que le deja fuera de los puestos de promoción. Un gol de Borja Bastón y otro más de Obeng doblegaron el de Escriche, y los altoaragoneses se quedan con seis puntos. Toca reaccionar y vencer en el Anxo Carro para reengancharse a las cotas altas.

Rodaba el balón en la capital oscense, y Nacho Ambriz apostaba por Andrés en la portería con línea de cuatro para Buffarini, Cristian Salvador, Pulido y Florian Miguel. El doble pivote estaba formado por Seoane y Mikel Rico, mientras que Ferreiro y Marc Mateu hacían de interiores. Arriba, Gaich y Escriche. Por parte del Oviedo, destacaban jugadores como Borja Bastón, Sangalli o la pareja de centrales: Dani Calvo y David Costás.

Apenas habían pasado once minutos cuando llegaría el golazo visitante. Jimmy, desde la derecha, ponía un centro con rosca perfecta, directa a la cabeza de Borja Bastón, que remataba con fuerza para hacer el 0-1. Debía reaccionar el Huesca ante tal adversidad, y era Ferreiro quien enganchaba una volea dentro del área, pero el cuero se marchaba alto.

Después de unos primeros compases donde mandaba el conjunto carbayón, parecía que el Huesca lograba reaccionar. Recuperaba la pelota y empezaba a salir a través de Pulido y Salvador. El problema solía llegar en la zona de tres cuartos ahora, donde los altoaragoneses se quedaban sin ideas y no lograban generar peligro de verdad. Se llegaba así a la media hora de partido con resultado favorable para los visitantes y con algún acercamiento de Ferreiro, Escriche o Gaich rondando el minuto 30.

La más clara era para Escriche en el minuto 36, que acarició el empate solo, a bocajarro, pero se lució Joan Femenías. El Oviedo también iba a hacer de las suyas, primero en el minuto 40, que volvía a probar Borja Bastón. Y luego Obeng, que no se daba cuenta de que estaba totalmente solo y perdonaba el 0-2. Eso sí, Marc Mateu en el 45 lanzaba un zapatazo que golpeaba la cruceta de Femenías. Así se llegaba al tiempo de descanso, donde el Huesca debería plantearse su reacción.

Segunda parte

Nada más empezar, se ponía el corazón en un puño para los del Alcoraz. Bastón anotaba el 0-2 pero era anulado, y el VAR tenía que intervenir para anular -por milímetros- el tanto del Oviedo. Y de nuevo, el ariete a punto estaba de controlar en el minuto 54 una pelota filtrada que le dejaba solo ante Andrés Fernández.

Llegaría la alegría para el cuadro oscense. Centro al área de Juan Carlos Real que dejaba Pulido y Escriche la empujaba para hacer el 1-1. Y respondía en un partido frenético Obeng, que solo la tenía que enganchar, pero pegaba al aire, mientras que, en el rechace, la ponía al área y Bastón no acertaba por centímetros. Minuto 65 y podía pasar de todo en El Alcoraz.

Volvía a tenerla en el minuto 76 el Real Oviedo, con un pase de la muerte que recibía en la frontal Sangalli, pero ajustó demasiado la pelota y el disparo se marchaba rozando el poste. Ya en la siguiente jugada, allá por el minuto 80, Obeng le ganaba la partida a Cristian Salvador, se llevaba el esférico, cabalgaba y batía a Andrés Fernández para poner el 1-2. El Alcoraz quedaba helado tras ver como el tanto subía al marcador. Y no se quedaba ahí, porque Sangalli estaba muy cerca de marcar el tercero.

No lograba el Huesca la remontada, y los altoaragoneses sufrían la segunda derrota consecutiva. El Real Oviedo era justo vencedor del encuentro, y se volvía al Principado con tres puntos bajo el brazo en un choque donde Pulido terminó expulsado. Los de Ambriz deben reaccionar, porque terminan la jornada fuera de los puestos de promoción y deberán reponerse ante el Lugo en el Anxo Carro.

Print Friendly, PDF & Email