Los autobuses urbanos viven su segundo día de paros y el martes se manifiestan en Zaragoza

Desde el 7 de septiembre comenzarán manifestaciones todos los martes que partirán a las 19.00 horas desde Plaza Aragón hasta Plaza España

Este sábado se vuelve a llevar a cabo la jornada de paros parciales prevista en el servicio de bus urbano, enmarcada en la convocatoria que se desarrolla desde el pasado día 2 y hasta el próximo día 23 de septiembre, todos los jueves y sábados. En esta jornada, que se viene desarrollando sin incidentes, el seguimiento de los paros en la empresa Avanza Zaragoza está siendo del 33% en taller y del 99% en conductores. Desde el Comité, la valoración que realizan sobre las movilizaciones es muy positiva.

Además, junto a los trabajadores del tranvía, desde el 7 de septiembre comenzarán manifestaciones todos los martes que partirán a las 19.00 horas desde Plaza Aragón hasta Plaza España, para denunciar la actual situación de bloqueo negociador de Avanza Zaragoza tanto en el autobús urbano como en el tranvía. Asimismo, pretenden denunciar la pasividad y dejación de funciones del actual equipo de Gobierno PP-Cs que, “descaradamente continúa del lado de la Dirección de ambas empresas, demostrando que quien manda en la movilidad de Zaragoza no es ni el alcalde Azcón ni la consejera Chueca, sino la Dirección de Avanza Zaragoza”.

Según el Comité de Empresa, prueba de ello es que “la propia consejera está incumpliendo los compromisos que tiene firmados con nosotros de reunirnos mensualmente, algo que no sucede desde finales del mes de abril a pesar de las solicitudes que le hemos trasladado”.

El mismo Comité considera que Avanza Zaragoza chantajea al equipo del Gobierno Municipal, a los ciudadanos y a la propia autoridad laboral, que “tampoco está interviniendo en este conflicto que ya supera lo laboral, por la afección que tiene no solo entre los trabajadores, sino también entre todos los ciudadanos de la capital aragonesa”.

La empresa, “para aumentar sus beneficios”, quiere prorrogar el convenio actual, mantener las miles de horas extras que se realizan cada mes y no crear empleo. Además, desde el Comité creen que la empresa tampoco quiere regular el inicio y final de la jornada de los trabajadores, generando horas extras que no contabiliza ni cotiza como tales. “Su intención es claramente alargar este conflicto incumpliendo la ley, al no querer negociar bajo el principio de buena fe y ello dificulta cualquier medida que se proponga por parte de este comité”, añaden.

“En la medida que van pasando los días, aumentan las razones para exigir la municipalización de este servicio, en cuanto finalice su concesión en 2023”, sostienen.

El Comité añade que la empresa ha descontado a los trabajadores el tiempo invertido para la vacunación contra la Covid. Pese a ello, “estamos abiertos a la negociación, aunque comprobamos que esta empresa, supeditada a la Dirección en Madrid, mantiene una postura inmovilista de alargar un conflicto que ya tenía que estar solucionado”, concluyen.

Print Friendly, PDF & Email