La Junta Local de Seguridad acordará los puntos más conflictivos para evitar botellones en el Pilar

Todavía está por determinar al aforo de las actividades culturales que se celebren en octubre

Pese a que el Gobierno de Aragón decidió este pasado jueves la suspensión de todas las fiestas patronales hasta el próximo 31 de octubre, la celebración de diferentes actos culturales en la ciudad de Zaragoza sigue levantando todo tipo de dudas, incluso dentro del propio consistorio.

Por ahora, se ha acordado entre la Consejería de Sanidad del Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de la capital aragonesa la continuidad de aquellos actos que cumpliesen con medidas sanitarias y control de aforo necesarios. Sin embargo, el número de asistentes a dichos eventos, entre los que se encuentra la Ofrenda de Flores, sigue todavía en el aire.

Precisamente, una de las preocupaciones entre los grupos municipales es el “efecto llamada” que se pueda producir en el exterior de los recintos habilitados para diferentes conciertos. La vicealcaldesa, Sara Fernández, ya ha anunciado que para evitar cualquier tipo de botellón y al igual que se ha hecho en otras fechas señaladas, “nos reuniremos con la Junta Local de Seguridad para determinar los espacios más conflictivos, algo que ya se ha hecho en momentos de repuntes para reforzar las medidas”.

Otro de los puntos que podría albergar una mayor afluencia sería la propia Basílica del Pilar el 12 de octubre. En este sentido, Fernández ha comunicado que “ya está trabajando con el Cabildo para diversas cuestiones con motivo del Pilar” y, desde la Junta Local de Seguridad, “también hablarán para ello”.

En cualquier caso, en lo que sí se ha querido insistir desde el consistorio es que la Ofrenda que se realiza este año “no es una ofrenda para que la vea la gente, no es para el público”, por lo que se trabajará en un “vallado oculto” del recorrido de la misma para evitar que “desde fuera no venga público”.

Los días posteriores al 12 de octubre sí se permitirá que los zaragozanos y visitantes puedan ver la estructura floral aunque sin control de aforo. Ya que, tal y como ha querido apuntar la vicealcaldesa, “todos estamos ya acostumbrados a las distancias, a las mascarillas, y la gente va a bajar igual a la plaza a ver a la Virgen”. Sin embargo, esto es lo que se sabe a día de hoy, ya que Fernández tampoco ha descartado que tras la reunión con la Junta Local de Seguridad “quizá en algún momento dado se articule otra medida”.

Print Friendly, PDF & Email