DGA y Ayuntamiento cruzan peticiones de responsabilidad a un día de decidir si habrá Pilares

También están pendientes de la Junta Local de Seguridad que tiene lugar este viernes

Gobierno de Aragón y Ayuntamiento de Zaragoza continúan su particular cruce de declaraciones de cara a la celebración de la Junta Local para decidir la celebración de fiestas patronales en Aragón durante el mes de octubre. Lo que se acuerde este jueves decidirá así si este año habrá Fiestas del Pilar, mientras DGA y Consistorio se exigen entre sí responsabilidad y respeto.

Desde el Gobierno de Aragón, la encargada de hacerlo este miércoles ha sido la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, para quien la decisión de Sanidad será siempre la que prime por encima del resto para garantizar así la seguridad de los ciudadanos. “Suspender las fiestas patronales es una decisión muy traumática para todos los municipios, independientemente del número de habitantes”, ha reconocido la consejera, recordando que no solo Zaragoza se enfrenta a esta decisión, sino que muchas localidades ya han renunciado a sus fiestas.

Donde sí se están realizando celebraciones es en las Fallas Valencia, a la que Azcón hizo referencia en un tuit esta semana como ejemplo. Tras la polémica, Pérez ha respondido este miércoles que la ciudad levantina “no vive un ambiente festivo”, sino que está celebrando estas fechas de forma simbólica marcada por restricciones como el toque de queda.

Para Mayte Pérez, el mensaje que lanza la Generalitat Valenciana es de “absoluta prudencia”, al igual que hace el Ejecutivo aragonés. “Aragón ha superado el 70% de vacunación, un éxito colectivo, y no podemos pifiarla en el último momento”, ha advertido.

Azcón pide cooperación y unidad de criterios

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha apelado a la “cooperación” entre el Gobierno de Aragón y el Consistorio para abordar este asunto. Debe ser “compartido entre todos”, pero no cree que sea correcto hacer unas declaraciones diciendo “si pasa algo o no por celebrar las fiestas”, ya que “importan a mucha gente”. Aun así, no ha querido hacer “declaraciones polémicas”.

El alcalde ha reconocido que “debe haber cambios” para que todos los actos que se celebren “no sean como tradicionalmente se han visto”. Sin embargo, considera que debería haber “un criterio unificado” en toda España. Así, casos como el de Valencia podrían ser para el primer edil un “reflejo” en el que mirarse.

En definitiva, ambas partes, según Azcón, deberían “colaborar de forma discreta para saber qué hacer o no” utilizando “el diálogo y la cooperación”. “Nos jugamos mucho con los actos y creemos que lo más importante es establecer una unidad de criterio”, ha reiterado el líder popular. Además, ha insistido en que las fiestas no serán como siempre, sino que habrá grandes limitaciones.

Por otro lado, ha ensalzado la labor del Ayuntamiento de Zaragoza en cuanto a lo que respecta al control de los grupos de gente. Se ha mostrado convencido de que su Gobierno ha evitado botellones y aglomeraciones a través de las juntas de seguridad, algo que se ha visto en Sevilla o País Vasco. “Esto se ha debido a un control tras la actuación coordinada de las policías que tienen encomendado vigilar. Espero que sigamos siendo ejemplo”, ha añadido sobre esta cuestión.

Print Friendly, PDF & Email
La decisión final se tomará este mismo jueves