Las 80 viviendas sociales de Las Fuentes estarán listas en marzo de 2022

Las obras de construcción de las 80 viviendas de Fray Luis Urbano alcanzan el 60% de su ejecución

Los pisos de alquiler social con zonas compartidas que se están construyendo en el zaragozano barrio de Las Fuentes avanzan a buen ritmo. Los trabajos de construcción de las 80 viviendas situadas en Fray Luis Urbano 92 superan ya el 60% de ejecución. Las obras estarán terminadas en marzo de 2022. El coste del proyecto es de casi seis millones de euros.

Actualmente se están concluyendo los trabajos de carpintería metálica exterior y vidrios. Además, en la fachada del edificio, se está colocando el aislamiento exterior y en los próximos días se prevé el inicio de la instalación de la hoja exterior de acabado.

En cuanto a interiores, tanto las distribuciones como los falsos techos están prácticamente finalizados, y la planta primera cuenta incluso con la terminación de pintura. A primeros de septiembre comenzará la ejecución de la carpintería interior, las cocinas y los pavimentos, que ya cuentan con el visto bueno en el piso piloto.

Por otro lado, las instalaciones de climatización están ejecutadas al 80% en planta baja y al 100% en el caso del suelo radiante en viviendas de plantas alzadas. También está muy avanzada la instalación de electricidad, fontanería y saneamiento.

La concejal de Vivienda, Carolina Andreu, ha destacado que son unas viviendas muy “esperadas” por los vecinos de Las Fuentes, que dan respuesta a una demanda cada vez más solicitada en la sociedad actual.

“Nos hemos dado cuenta que el 60% de los hogares aragoneses son de uno o dos miembros y esta tipología de viviendas viene a dar solución a esa necesidad de vivienda pequeña”, ha explicado durante una visita a la zona donde se desarrollan los trabajos.

Las obras de construcción se retomaron el diciembre de 2020 después de que el actual Gobierno de la ciudad desbloquease el proyecto. Y es que, la construcción de 80 viviendas en Fray Luis Urbano sufrió retrasos en su ejecución durante el anterior mandato como consecuencia de la paralización de los trabajos y las reclamaciones por parte de la adjudicataria. En mayo de 2019, se había ejecutado sólo el 22,61% de las obras, cuando los trabajos deberían haber finalizado el 4 de julio de ese mismo año.

Con el objetivo de retomar los trabajos e impulsar definitivamente el proyecto, en febrero de 2020 el Gobierno de Zaragoza resolvió el acuerdo con la empresa que desarrollaba las obras para evitar la vía judicial y más retrasos en el proyecto y, apenas cinco meses después, en julio de 2020, Zaragoza Vivienda licitó nuevamente unas obras que se adjudicaron a la empresa Ferrovial.

Cada planta dispone de un espacio común

El edificio contará con 20 viviendas por cada una de sus cuatro plantas. 3 tendrán unos 60 metros cuadrados y dos dormitorios y 17 contarán con unos 45 metros cuadrados y un dormitorio.

Cada planta dispone de un espacio común, con un gran acristalamiento, que será utilizado como lugar de encuentro entre los vecinos. Y existe además, en cada planta, una sala multiusos con luz y ventilación exterior para realizar actividades en grupo destinadas a la convivencia y a atender las necesidades de los residentes.

Todo el edificio es accesible para personas con movilidad reducida y cuenta con dos ascensores y un montacamillas. En el exterior, habrá espacios ajardinados sin vallar, abiertos al barrio.

Modificación del proyecto

Con los objetivos de eliminar el gas natural como fuente de producción de calor y sustituirlo por energía renovable y sustituir los materiales derivados del petróleo por otros de menos huella, Zaragoza Vivienda aprobó la modificación de este proyecto el pasado mes de abril.

El modificado ha sustituyó el material de fachada proyectado en el año 2006 por otro que no fuera derivado de combustibles fósiles y con menor huella de carbono con el que se consigue un mejor mantenimiento del edifico.

El nuevo proyecto contempló la optimización de instalaciones térmicas, eliminando dos calderas de gas, la instalación individual de gas natural asociada a la caldera e incorporando nuevos generadores.

Además se sustituyeron los radiadores convencionales de las viviendas y zonas comunes por sistemas de suelo radiante que caliente en invierno y se aumentó el número de placas solares híbridas (térmicas y fotovoltaicas) destinadas a la producción solar (de 90 a 105).

Los cambios introducidos no supusieron una mayor inversión para Zaragoza Vivienda.

Print Friendly, PDF & Email