Agudeza y lógica

Un alumno, tan vivaz y agudo como holgazán, se presentó a un examen oral. El maestro, convencido de que no podía aprobar, le preguntó: “¿Qué prefieres, 10 pregunta fáciles o una difícil?” “¡Una difícil!”, fue la respuesta. He aquí la pregunta: “¿De qué color es el coche de mi amigo Juan?” ¿Qué contestó el alumno para que el profesor tuviera que aprobarlo?

Si no encuentras la solución PULSA AQUÍ

Del mismo color que el coche de mi padre”

El maestro no pudo preguntar por el color del coche de su padre sin incumplir la condición inicial: una sola pregunta difícil. No tuvo más remedio que aprobarlo.

Print Friendly, PDF & Email