La falta de profesionales afecta a ocho especialidades del Hospital Ernest Lluch de Calatayud

Los problemas de dotación afectan a Pediatría, Traumatología, Cirugía, Otorrino, Dermatología, Hematología, Digestivo y Oftalmología

El déficit de profesionales sanitarios existente en la Comunidad, especialmente en el medio rural y en aquellas zonas de difícil cobertura, está llevando a esos mismos trabajadores a una situación laboral límite. Un momento complicado de la Sanidad pública del territorio que ha llevado al grupo del PP en las Cortes de Aragón a exigir soluciones para este sector, concretamente para la falta de profesionales en ocho especialidades del Hospital Ernest Lluch de Calatayud.

“El medio rural ha visto como pequeños consultorios han cerrado y otros han tenido que reducir su horario de atención al personal porque los profesionales que cubren esos servicios necesitan descansar”, ha dicho la portavoz de Sanidad del Partido Popular, Ana Marín, este miércoles. Además, ha destacado que el Gobierno de Aragón “ha sido incapaz, otro año más, de cubrir esa falta de atención sanitaria; un problema que se repite verano tras verano”.

A esta falta de atención se ha sumado el déficit de especialistas, que ya está afectando a diferentes hospitales pero que ha hecho especial daño en el Hospital Ernest Lluch de Calatayud, con una población de atención de más de 55.000 usuarios. El centro ya venía sufriendo este problema desde hace tiempo, pero ahora ha llegado a una “situación límite” que ha obligado a cerrar consultas de varias especialidades al no poder atenderlas por falta de profesionales, tal y como ha explicado Ana Marín.

Además de la falta de profesionales en Medicina Interna, donde de las ocho plazas disponibles solo hay tres cubiertas, hay que añadir los problemas de dotación en Pediatría, Traumatología, Cirugía, Otorrino (la semana pasada no hubo consulta ninguno de los días), Dermatología, Hematología (desde hace tres días no existe hematólogo en el Ernest Lluch), Digestivo y Oftalmología. “Esta situación está enquistándose desde hace mucho tiempo”, ha recordado el alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda.

Soluciones a la falta de profesionales en las especialidades

“Entendemos que la gerencia única de este hospital y el Clínico Universitario debería facilitar una solución”, ha señalado Aranda, que ha propuesto contratos mixtos entre ambos centros. Además, el alcalde se ha quejado de que los profesionales que se están formando en Aragón se marchen a otras Comunidades, concretamente a provincias limítrofes como Soria, Navarra o Lérida como consecuencia de ofertas “mucho más tentadoras”. Una posibilidad, ha dicho, es que “a los mires de último año se les facilite su salida a los hospitales periféricos como apoyo y como rotación fija de estos profesionales”.

Asimismo, José Manuel Aranda ha clamado que los contratos son precarios y que algo “muy importante” es la flexibilidad de los horarios, sobre todo en un momento en el que la conciliación es obligatoria y está contemplada a nivel legislativo. “Tenemos que hacer atractivos los contratos”, ha urgido. Para ello ha propuesto facilitar jornadas de mañana y tarde para que distintas personas puedan descansar algún día adicional, ya que “se está estresando demasiado al profesional” por la sobrecarga laboral. De esta manera, el alcalde de Calatayud ha pedido responsabilidad a los gestores, ideas imaginativas y coordinación.

El Salud busca cómo reforzar plantillas

Por su parte, el gerente del Salud, José María Arnal, ha reconocido que en todos los centros sanitarios las vacaciones de los profesionales afectan a la atención; por lo que, a la hora de reforzar determinados servicios en las especialidades, “hay dificultades para encontrar profesionales con quienes cubrirlos”. Además, ha apuntado que “el hospital de Calatayud, afortunadamente, casi nunca excede el 50% de camas ocupadas”.

Sin embargo, Arnal ha concluido que “tenemos que hacer esfuerzos para reforzar esas plantillas” y ha añadido que “se está mirando cómo hacerlo en aquellas especialidades que en este momento puedan tener algún tipo de déficit”.

Antes de verano, el grupo del Partido Popular ya denunciaban también la situación del Obispo Polanco en Teruel, donde había dejado de prestarse el servicio de Otorrinolaringología por falta de especialistas. También la del Hospital San Jorge de Huesca, que se iba a quedar sin dos reumatólogos, los cuales atienden a 18.000 pacientes.

“Según el Gobierno de Aragón este es un problema coyuntural del periodo estival en el que nos encontramos, pero en realidad es un problema estructural”, ha afirmado la portavoz de Sanidad del PP, quien ha criticado que “si el Departamento de Sanidad del Gobierno, la señora Repollés, no es capaz de ver este problema es que tenemos uno aún mayor”. Así pues, el grupo de los populares ha insistido en que cumplan con el Plan de Incentivos a los profesionales sanitarios en los centros aragoneses del Salud de difícil cobertura, como por ejemplo ofrecer contratos estables y de larga duración.

Print Friendly, PDF & Email