El Centro de Protección Animal de Zaragoza registra 132 ingresos en verano, ocho más que el año pasado

Desde el 1 de junio hasta la primera quincena de agosto han entrado en el CMPA 132 animales de los 407 que han ingresado desde enero. Foto: Laura Trives

Las mejoras del Centro de Protección Animal de Zaragoza avanzan a buen ritmo y estarán finalizadas en el último trimestre del año, con más espacios verdes para el esparcimiento de los animales y una zona de cuarentena renovada. Unas instalaciones que desde el 1 de junio hasta la primera quincena de agosto han registrado una entrada de 132 animales de los 407 que han ingresado desde enero.

Un repunte que coincide con los meses de verano cuando se producen más abandonos. De hecho, esta cifra es prácticamente similar a la del año anterior, cuando se registraron ocho ingresos menos.

El consejero de Participación y Relación con los Ciudadanos del Ayuntamiento de Zaragoza, Javier Rodrigo, ha visitado este lunes el equipamiento municipal para comprobar el estado de los trabajos de esta segunda fase, en la que se han invertido 599.950 euros.

Estas instalaciones fueron estrenadas en abril de 2020 cuando, en pleno estado de alarma, se hizo el traslado de los animales del antiguo centro de Peñaflor al considerarse éste un servicio esencial.

Las obras de la segunda fase se han centrado en urbanizar el interior del complejo y acondicionar el Centro de Interpretación, la zona sanitaria y la gatoteca. También se está adecuando la zona de cuarentena, donde permanecen los perros antes de su ingreso a la espera que se le realicen todas las revisiones higiénicas y veterinarias necesarias para garantizar la seguridad del resto de animales.

En concreto, se ha colocado una losa de hormigón para instalar cheniles individuales, además de dos contenedores para cachorros.

Asimismo, para facilitar el acceso al centro, se ha adecuado la entrada y se ha colocado una verja de 2,5 metros de altura y una puerta peatonal, así como una corredera automática para los vehículos.

Además, se ha asfaltado la calzada en una superficie aproximada de 900 metros cuadrados y se ha mejorado el vallado de la zona de esparcimiento.

Esta segunda fase también contempla el ajardinamiento de las instalaciones para favorecer el bienestar de los animales en los momentos de esparcimiento. Para ello, se han colocado cinco módulos de jardinería y se han plantado 42 árboles del tipo celtis australis y siliquastrum, entre otros.

Por otro lado, se han adecuado las instalaciones de la gatoteca, el almacén, la sala de curas y los vestuarios, donde se han realizado cerramientos, alicatados, instalaciones eléctricas y de climatización, así como obras de saneamiento y protección contra incendios.

Estas obras mejorarán considerablemente las nuevas instalaciones del CMPA, pero no serán las últimos, según ha explicado el consejero de Participación, Javier Rodrigo, ya que el proyecto es mucho más ambicioso y contempla una tercera fase en la que se aumentará la capacidad para acoger a más animales con la construcción de dos nuevas naves con cheniles.

“Queremos que los perros estén en las mejores condiciones posibles el tiempo que estén con nosotros. Por eso, además de propiciarles los cuidados y revisiones veterinarias necesarias, trabajamos para que el CMPA sea un lugar acogedor”, ha destacado Rodrigo, quien ha apelado a la responsabilidad de los dueños para no abandonar a sus mascotas en vacaciones.

Print Friendly, PDF & Email