Una okupa logra entrar a su vivienda por la ayuda de la Policía Local y los Bomberos

La propia okupa posteriormente denunció ante la Policía Nacional al propietario del edificio

Una okupa que se encontraba en la calle Cerezo número 40 ha logrado entrar a la vivienda donde habitaba mediante la ayuda que le ofrecieron la Policía Local y los Bomberos. Incluso, la mujer okupa decidió poner una denuncia por coacción al propietario del inmueble, algo que se castiga con penas de hasta tres años de prisión.

Los hechos ocurrieron el pasado miércoles, alrededor de las 14.45 horas. La mujer okupa, de 67 años, era la que se ponía en contacto con la Policía Local que patrullaba la zona para entrar en la vivienda de la cual era poseedora. Según alegó, estaba enferma y necesitaba unas medicinas que se encontraban dentro del edificio, reconociendo que era okupa.

Previamente habría actuado el propietario del inmueble okupado. Después de haber logrado echar de la casa a todos los que residían en el edificio, había puesto candados a las puertas que impedían el acceso. Por ello, la Policía Local se puso en contacto con los Bomberos, que accedieron a la vivienda por una ventana.

A todo esto, una vez entraron los Policías al piso, dedujeron que la casa había sido habitada recientemente. Por ello, autorizaron a la propia okupa a acceder de nuevo al edificio. Quien se encontraba dentro también era el propietario del inmueble, que se escondió en otro de los pisos del mismo edificio al ver la escena.

En virtud de los acontecimientos, fue la propia okupa quien posteriormente denunció ante la Policía Nacional al propietario del edificio. Alega en su declaración que, para echarla de su propiedad, profirió amenazas, por lo que se le investiga por un delito de coacción, lo que podría costarle hasta tres años de prisión.

Print Friendly, PDF & Email