Miguel San Román, un portero joven con experiencia en Segunda para el Huesca

El guardameta viene a luchar por la plaza bajo palos, y reconoce que no va a ponerle las cosas fáciles a Andrés Fernandez

Miguel San Román, el portero procedente del Atlético de Madrid B y formado en la cantera de los rojiblancos, ha llegado a la S. D. Huesca para cubrir la plaza que quedaba bajo palos y solucionar la falta de guardametas en el equipo. El benidormense de 24 años cumple con el perfil de portero que buscaba el club, pues es un jugador joven, pero con mucha proyección y con experiencia en la liga, ya que jugó en el Elche en la temporada 2019/2020.

En cuanto a su decisión de aceptar la oferta, ha reconocido que no tuvo que pensarlo mucho. El Huesca mostró interés en él desde un primer momento, y eso fue clave para el jugador. “Para mi el interés que pusieron fue clave, muchos equipos te pueden intentar fichar, pero cuando un equipo como el Huesca, con un proyecto con con muy buena pinta y a largo plazo, te llama, no tienes que pensarlo mucho”, explicaba San Román.

El guardameta viene a luchar por la plaza bajo palos, y reconoce que no va a ponerle las cosas fáciles a Andrés Fernández, pero que la competencia será sana. “Vengo a dar el máximo por el equipo, y lejos de roles, voy a pelear todos los días con Andrés por el puesto y además creo que lo va a agradecer”. San Román ya tuvo que vivir una situación similar en Elche, y reconoce que cuando tuvo que jugar partidos muy separados en el tiempo, siguió ofreciendo “un gran nivel”.

San Román se define como un portero que trata de ayudar al equipo en el máximo de facetas posibles, no solo “quedándome bajo palos y sacando el balón de la portería, sino que si puedo ayudar en la creación de juego o en los balones a la espalda, siempre intento participar en ello”. El estilo de Ambriz se basa en el cuidado de la pelota, por lo que el portero encaja a la perfección con los requisitos del míster.

Tras una semana en la ciudad, el portero ha reconocido que desde su llegada todo ha sido positivo, pero que lo más destacable fue la gran acogida de sus nuevos compañeros. “Creo que ha sido la adaptación mas fácil que he tenido nunca”, reconoce San Román, que explica se suele fijar “en los jugadores que llevan aquí desde poco antes que yo, y veo a Salvador o a Mateu y parece que llevan aquí 3 o 4 años jugando”. “Este es un grupo humano sencillo y trabajador que me ha acogido de maravilla”, seguía.

Sus objetivos para la próxima temporada se basan en “hacer que las cosas le vayan bien al Huesca”, y en lo personal “jugar el mayor número de partidos posible”. Además, a corto plazo, el jugador tiene como objetivo entrar en sintonía con el equipo, pero tras la gran acogida por parte de sus compañeros y el míster, reconoce que ya está muy cerca de ello.

El portero ya estuvo en el primer partido contra el Éibar, y ha reconocido que el público es un factor muy a tener en cuenta en este equipo. “Cuando ves el Huesca desde fuera sientes que el campo es un factor que al equipo le ayuda, y yo pude ver un estadio que cuando empuja, empuja toda la grada, no solo un sector”. Además ha reconocido que le sorprendió la reacción del publico tras el primer descenso a segunda, cuando despidieron a los jugadores entre aplausos. “Es algo que no es muy común en el mundo del futbol, una afición que reconoce a los jugadores por el esfuerzo encima de los resultados”.

La S. D. Huesca lleva varios años con una muy buena trayectoria de porteros en sus filas. Sergio Herrera, Remiro o el recién cedido Álvaro Fernández son grandes ejemplos, y el jugador ha reconocido que sí que es un atractivo, ya que refleja que el club es un lugar donde ha crecido grandes porteros.

Print Friendly, PDF & Email