La planta de Opel regresa a la actividad con la incertidumbre de la falta de chips

A esto se suma el cierre del almacén de repuestos durante el primer trimestre de 2022

La incertidumbre y las dudas por la crisis de los microchips en la automoción mundial han marcado este martes la vuelta al trabajo en la planta de Opel en Figueruelas. A lo largo de la mañana, las líneas de producción han comenzado a funcionar con la esperanza de poder retomar la normalidad lo antes posible, en un contexto mundial muy complicado para el sector por la escasez global de estos semiconductores desde principios de años.

Así, la fábrica, perteneciente al grupo Stellantis, ha podido reanudar el trabajo en el turno de mañana en la línea 2, dedicada en exclusiva al Corsa, tanto en su versión eléctrica como de combustión, mientras que en la línea 1, que se encarga del Crossland y del Citroen C3 Aircross, volverán a trabajar en el turno de tarde. En lo que va de año, y pese a los continuos parones, desde Figueruelas ya han salido más de 200.000 unidades, aunque lejos de las previsiones que se manejaban a principios de 2021, cuando se confiaba en recuperar los niveles récord previos a la pandemia.

En cualquier caso, si fuera necesario, la empresa todavía mantiene vigente el ERTE acordado en mayo para toda la plantilla de producción. “Lo primero que hemos hecho ha sido agotar las vacaciones flotantes y las bolsas de horas. Hay compañeros que ya lo han agotado, y a otros aún les queda algún día y no tienen que ir al ERTE. Esperamos no tener que agotar esas 50 jornadas que se firmaron”, ha expuesto el presidente del Comité de Empresa, Rubén Alonso.

Y así van a continuar hasta nuevo aviso, conscientes de que esta crisis se mantendrá en próximas semanas y que las actualizaciones se producirán prácticamente al momento. “No se atreven a hacer previsiones. Estamos al albur de lo que acontece con los semiconductores”, ha lamentado Alonso, que espera que la compañía haya podido hacer acopio de estos chips durante las tres semanas de vacaciones que Figueruelas ha estado frenada.

Pese a esta crisis mundial, los resultados de la planta siguen siendo positivos. A principios de mes, en la presentación de los resultados de Stellantis, su consejero delegado, Carlos Tavares, resaltó la gran aceptación del Corsa, líder de ventas en Reino Unido y Alemania, con una cuota de mercado del 21,3% y del 18,9%, respectivamente, en el primer semestre del año. Asimismo, durante el 2020, se vendieron casi 227.000 unidades de este turismo que se ensambla en exclusiva en Figueruelas.

Con la vuelta al trabajo en Opel, toda la automoción aragonesa se pone también en marcha para preparar un curso donde la innovación y los fondos europeos marcarán el devenir del día a día en el sector. No en vano, el Gobierno de Aragón ya ha abierto la convocatoria de diez millones de euros en ayudas a aquellas iniciativas que promuevan el desarrollo experimental o la investigación industrial, con el objetivo de mantener el liderazgo de la Comunidad en la movilidad del futuro y hacerla más limpia y eficiente.

Print Friendly, PDF & Email