El Real Zaragoza espera solucionar la falta de gol para el partido ante el Valladolid

El conjunto maño ya tiene un delantero y espera la llegada de otro más. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

El primer partido de la temporada del Real Zaragoza, en casa ante el Ibiza, que se saldó con empate a cero, dejó la cara y la cruz de la moneda en las porterías. Los maños se mostraron sólidos atrás, con Francés y Jair como dupla poderosa, lo que permitió no encajar goles. Por contra, la falta de acierto en la meta rival, impidió que la escuadra blanquilla se llevase los tres puntos, pero es un problema que esperan dejar solucionado para el próximo choque.

La llegada de Álvaro Giménez es el primer zarpazo para hacer frente a esta circunstancia. El ariete, cedido por el Cádiz, fue pichichi de la categoría en la temporada 2019/20, lo que garantiza su potencial goleador. De hecho, el delantero también se ha estrenado en la máxima categoría anotando el primer gol en la victoria gaditana al Barcelona.

Por otra parte, la dirección deportiva continúa en la búsqueda de un hombre ofensivo que se compenetre con Álvaro para completar el ataque zaragocista. En este caso, las negociaciones siguen su rumbo, pero lo ideal sería que la plantilla avanzase antes de viajar a Valladolid, algo que por otra parte también es complicado.

Un caso particular es el de Juanjo Narváez, uno de los culebrones del verano en lo que al Real Zaragoza respecta. El atacante ha estado en boca de varios equipos, pero no se ha llegado a un acuerdo hasta el momento. De este modo, el colombiano sigue entrenando con la plantilla zaragocista, y si no hay novedades, volverá a contar con minutos en Pucela.

Ahora, la escuadra zaragocista ha vuelto a los entrenamientos y prepara este enfrentamiento, vital para que no se genere “run run” alrededor del conjunto maño. Es necesaria una victoria para, con un saldo de cuatro puntos de seis posibles, irse acercando a los puestos altos de la tabla. Defensivamente, el equipo está bien plantado, y falta solucionar la falta de gol para volver a la capital aragonesa con tres puntos bajo el brazo.

Print Friendly, PDF & Email