El Eibar, recién descendido, primera piedra de la temporada para el Huesca

Nacho Ambriz se prepara para su primera victoria. Foto: S.D.H.

Un año más, el balón vuelve a rodar en el estadio del Alcoraz. En este primer partido de la temporada, la Sociedad Deportiva Huesca recibe a otro recién descendido, el Eibar. Los de Nacho Ambriz buscan la primera victoria de una campaña en la que el ascenso es el único objetivo.

El Huesca empieza, de esta forma, en un partido de altos vuelos. Dos candidatos al ascenso directo que, además, son de los mayores beneficiarios de los nuevos fondos de la Liga en Segunda División. Se les presupone, por lo tanto, aspirar por lo máximo en esta temporada, es decir, por el ascenso directo.

Inmerso en pleno mercado veraniego, el Huesca ya tiene plantilla suficiente para competir con garantías. Es cierto que Javi Galán y Sandro Ramírez han abandonado la disciplina altoaragonesa, y las de Siovas y Álvaro Fernández son más que previsibles. Sin embargo, las nuevas incorporaciones están listas para cubrir estas bajas.

San Román, Florian Miguel, Julio Buffarini, Andrei Ratiu, Enzo Lombardo, Marc Mateu y Cristian Salvador están preparados para dar la cara y suplir con garantías las salidas. Comandados por el nuevo míster Nacho Ambriz, los altoaragoneses deben lograr el reto de ascender por tercera vez consecutiva. Los medios para hacerlo los tienen.

Por último, hay un nuevo aliciente en las filas oscenses en esta próxima campaña: la vuelta de los aficionados al Alcoraz. El estadio altoaragonés volverá a acoger público y es algo que ilusiona mucho a los jugadores. Es el momento de que el Huesca demuestre que sabe gestionar todos los recursos que le convierten en uno de los equipos más poderosos de la categoría.

Print Friendly, PDF & Email