Raúl García Medrano: “Con respeto, se puede hacer humor de cualquier cosa”

Raúl García Medrano apuesta por una comedia sin límites, pero con respeto

El Festival de Cine de Comedia de Tarazona y el Moncayo “Paco Martínez Soria” calienta motores para comenzar su cita número 18. Tras una última edición marcada por la pandemia en la que todo tuvo que ser online, su director, Raúl García Medrano, ha apostado por volver poco a poco a la presencialidad y al Teatro de Bellas Artes de Tarazona. Con el humor por bandera, Raúl García Medrano presenta un programa con 45 cortos y 7 largometrajes que, sin duda, harán que el público salga con una sonrisa de la sala.

Pregunta.- Este año el festival llega a su mayoría de edad, ¿les hubiera gustado celebrarlo de alguna manera especial o se lo reserva para los 20 años?
Respuesta.- Yo creo que lo importante de esta edición es mantener la cita anual. El año pasado tuvo que ser virtual y veíamos que este año era importante volver a la presencialidad, como ya están haciendo la mayoría de los festivales de todo tipo. Yo creo que lo importante de esta edición era mantener la esencia del festival con las secciones importantes, las secciones competitivas de cortometrajes y largometrajes, con alguna sección paralela, pero no como la edición de 2019 con más secciones, que esperamos retomar el año que viene o ya para el 20 aniversario.

P.- Como dice, la edición anterior tuvo que ser online. ¿Cómo están los ánimos de cara a volver a la presencialidad, al Teatro de Bellas Artes?
R.- Hay ganas. Por un lado, hay muchas ganas, por otro lado, no deja de ser una edición marcada todavía por la pandemia. Por lo cual hay que tener en cuenta muchas cosas que en otras ediciones no había que tenerlas, de control de aforos, de reducción de muchas cosas, medidas sanitarias, medidas higiénicas… Es la dualidad de ganas de volver al Teatro de las Artes a que la gente vea las películas en cine que es para lo que, fundamentalmente, se hacen. Pero yo creo que lo tenemos todo pensado desde hace ya mucho tiempo y, además, la programación es muy muy atractiva como para que la gente salga con una sonrisa, como siempre, después de las proyecciones.

Este año el Festival cumple la mayoría de edad y celebra volver poco a poco a la presencialidad

P.- ¿Ha afectado la situación a la cantidad de trabajos que han recibido? ¿O la gente tiene más ganas de producir comedias y hacer reír?
R.- No, al hacer un festival dedicado a un género concreto el número de trabajos que recibimos es similar a otros años. A lo mejor lo que sí que se ha notado es la temática de todos ellos porque la pandemia ha estado en el tema de muchos de los trabajos recibidos. Pero no, yo creo que la comedia es un género que goza siempre de muy buena salud y se demuestra en que siempre algunas de las películas más taquilleras en los cines son comedias, sobre todo en España. En ese sentido no se ha notado disminución, lo que sí hemos notado es que la comedia está al pie de la realidad y se nota en las temáticas.

P.- Desde hace un tiempo, la comedia ha abierto un debate sobre los límites del humor y sobre lo que se puede usar para hacer comedia. ¿Han percibido esta tendencia en los temas de los trabajos? ¿Se ha notado esta evolución en los 18 años de carrera del Festival?
R.- Yo creo que la comedia es un género en el que los límites del humor están muy en el candelero, de lo que se puede hacer humor o de lo que no. Nosotros somos de los que pensamos que, con respeto, se puede hacer humor de cualquier cosa. Yo creo que, además, es un género en el que la realidad se ve con un prisma a la vez crítico pero sano y creo que lo fundamental es el respeto. ¿Si ha habido una evolución en las temáticas? Yo creo que en general no. Quizá sí que pueda haber a lo mejor, quiero pensar porque tampoco estoy en la mente de los creadores, temas que se tratan de distinta manera, pero los temas siguen siendo los mismos. Quizá sea el enfoque, porque como digo se puede hacer comedia de todo con tal de que haya respeto. Otra cosa es que todo arte se expone a la crítica.

P.- ¿Nos siguen haciendo gracia las mismas cosas?
R.- Sí, yo creo que sí. Lo que no nos hace la misma gracia, a lo mejor, es cómo se dicen algunas cosas, cómo se hace humor.

P.- ¿Qué criterio sigue para seleccionar las piezas? ¿Hay algo que les haga dar un “sí” automático a un trabajo?
R.- Siempre nos ponemos en la mente del público, en lo que le puede gustar, pero también en cuanto a variedad de público. Por eso siempre intentamos que haya variedad de temas, de duraciones, de tipos de comedia, algunas son más gags, algunas son más dramáticas… pero siempre que la comedia sea el nexo de unión. Intentamos que haya variedad y, además, hay trabajos que en seguida se notan, en cuanto decimos “Uy, eso tiene que entrar”. Porque cuando se hace la selección hay algunos trabajos que generan más debate que otros, pero hay algunos que no generan ninguna duda y son los que automáticamente entran. Pero en principio lo que buscamos es calidad ante todo y que la comedia predomine, por supuesto.

El Teatro de Bellas Artes de Tarazona acoge cada año el Festival de Cine de Comedia de Tarazona y el Moncayo “Paco Martínez Soria”

P.- Cada año el jurado es distinto. ¿Cuál es el criterio para seleccionar a las personas que formarán parte de él?
R.- Pues pensamos en gente que conocemos, que en muchos casos son amigos, que, por supuesto, tengan tiempo, porque el condicionante para ser jurado es que puedan tener tiempo para ver todos los trabajos y no todo el mundo lo tiene. Sí que es cierto que, cuando se lo ofreces, todo el mundo está encantado pueda o no. Hay gente que está encantada y está todos los años y hay gente que se lo proponemos, pero por disponibilidad no puede, porque requiere un esfuerzo el verse todos los cortos seleccionados y valorarlos, porque además vienen con los deberes hechos y vienen con sus anotaciones cuando delibera el resto del jurado. Y también intentamos que haya gente relacionada con el mundo de la comedia tanto directores como actores para que haya una visión global.

P.- El premio a Mejor Cortometraje abre las puertas a los premios Goya. ¿Existe la esperanza de que algún día los grandes premios reconozcan la difícil labor de la comedia? ¿Qué supondría que un nominado, o incluso un ganador, haya salido de Tarazona?
R.- Si algo nos gusta de que el Festival de Tarazona sea un festival calificador para los premios Goya es que, en principio, una comedia va a estar entre los seleccionados, lo que no garantiza que esté entre los cuatro o cinco o diez finalistas. Pero sí, efectivamente, uno de los objetivos que tenemos en el Festival es la dignificación de la comedia como género. Parece como que sea un género menor y no se visibiliza en los grandes premios o en los festivales.

Los festivales… nosotros somos un reducto que se dedica al género de la comedia, no hay tantos festivales. Y yo creo que es una pena porque la gente que viene aquí, sobre todo actores o directores, reivindican la comedia como un género que es igual o más difícil que cualquier otro. Los actores muchas veces lo dicen, que hacer reír es muy complicado. Entonces, uno de nuestros objetivos es defender la comedia como género y, al menos, poner nuestro granito de arena para intentar que una comedia esté entre los finalistas a los premios Goya, por supuesto.

El Festival ha vuelto a confiar en Luis Larrodera como presentador y en Caye Casas para el cartel

P.- Hablando de actores, este año reconocen el trabajo de grandes figuras como Antonio Resines, al que ustedes mismos llaman “la leyenda”, y Laura Gómez-Lacueva que es una cara muy conocida por todos los aragoneses. Ambos llevan muchos años en nuestras pantallas ¿Qué ha hecho que este sea el año de Antonio Resines y Laura Gómez-Lacueva?
R.- Pues Antonio Resines… ¿Qué vamos a decir de él? Yo creo que es un actor que lo ha hecho todo. Además, aunque es un actor de muchos registros, ha estado muy ligado a las mejores comedias de la historia reciente del cine español. Antonio es uno de los nombres que un año u otro tenía que salir. Afortunadamente este año cuando se lo hemos propuesto podía venir así que nos ha encajado perfectamente.

Laura es una actriz que se lo ha currado y se lo ha trabajado mucho aquí en Aragón, pero ahora mismo está siendo uno de los rostros populares a nivel nacional. Ha hecho uno de los mejores papeles el año pasado con la película Historias Lamentables de Javier Fesser, un papel que yo reivindico y que no estuvo en los premios de interpretación, quizás por estar en una comedia, pero yo creo que es uno de las interpretaciones más importantes que se hicieron el año pasado. Y es un motivo más que evidente para darle el premio Talento Aragonés, como los hay muchos, pero la primera persona que se nos vino de la tierra este año, precisamente por esto, fue Laura.

Y luego, por supuesto, el premio Talento de Comedia a Jesús Vidal que también lo descubrió Javier Fesser en la película Campeones y que encandiló a todo el mundo al recibir el premio Goya. Y el premio Talento Revelación a la actriz Eva Ugarte, una amiga del festival porque lleva viniendo desde hace más de diez años y hemos visto cómo su carrera está empezando a despuntar y va a ser uno de los rostros más conocidos en la comedia tanto en televisión como en cine. Y nos agrada mucho poder darles el premio a ambos.

P.- El cartel de este año vuelve a ser una colaboración con Caye Casas y ha presentado una propuesta muy interesante con la contraposición de la comedia y el drama. ¿Hay algún tipo de proceso creativo para diseñar el cartel? ¿O le dejan vía libre para que haga su magia?
R.- Desde el principio con Caye hubo muy buena conexión, ya desde la primera vez que hizo el cartel de la edición de 2019 con aquel SuperPaco o Superman de Paco Martínez Soria. Y le dejamos total libertad, la única cosa es que enseguida vimos que el enfoque tenía que ir por ahí, es decir, hacer guiños a películas internacionales o hiper conocidas con el tinte de que sea Paco Martínez Soria el protagonista de ellas, y fue esta la propuesta que nos hizo. Tiene más que imagino que sacaremos en posteriores ediciones, pero la primera propuesta que nos hizo nos gustó a todos. Además, es un cartel que está gustando mucho, la mezcla de El turismo es un gran invento con el tiburón de Steven Spielberg, yo creo que es un buen cartel para la vuelta a ese turismo, la vuelta a Tarazona a pesar de ese peligro del tiburón.

Print Friendly, PDF & Email