El PP exige a la DGA soluciones para los ganaderos afectados por ataques de lobo a sus rebaños

Desde inicios de agosto, la DGA ha confirmado varios ataques de lobo a rebaños en Somanés, Javierregay y Asso-Veral

“El lobo es un problema para la ganadería extensiva aragonesa, pero la impasibilidad del Gobierno ante los ataques supone una dificultad aún mayor”. Con estas palabras ha denunciado el portavoz de Medio Ambiente del PP en las Cortes, Antonio Romero, la falta de respuestas y la inacción de la Consejería de Agricultura, que ha optado por “volver a abandonar a su suerte” a los afectados por estos sucesos.

“El Gobierno de Aragón está haciendo oídos sordos a las reclamaciones de los ganaderos”, ha declarado Romero. “Con su inacción van a conseguir llenar el monte de lobos, lo que va a significar la desaparición de la ganadería extensiva. Ahora mismo hay lobos en Monegros, en la Ribagorza y en la Jacetania. ¿Qué más tiene que ocurrir?”, se ha preguntado. “El Ejecutivo autonómico debe decidir de una vez por todas entre defender a los animales o defender a las personas”, ha exigido.

Desde inicios de agosto, la DGA ha confirmado varios ataques de lobo a rebaños en Somanés, Javierregay y Asso-Veral, en el Canal de Berdún. A fecha de hoy el resultado de esas incursiones es “de unas 30 ovejas muertas, otras tantas con heridas”, ha expuesto el popular. Asimismo, ha añadido que, según denuncian los dueños de las reses, se cuenta con la previsión de que el estrés al que se han sometido los animales pueda ocasionar abortos y otros perjuicios.

La presencia de lobos en Aragón y la pasividad del Gobierno al respecto “están perjudicando a los ganaderos de extensivo” de las comarcas en las que el animal ha hecho acto de presencia, ahora en la Jacetania.

El PP ha registrado varias iniciativas parlamentarias dirigidas al consejero Joaquín Olona para que explique los motivos por los que no se están proponiendo desde su departamento acciones y alternativas tanto para quienes están en situación de riesgo de sufrir ataques de lobo, como para quienes ya han perdido parte de sus rebaños este verano.

Los damnificados por estos recientes ataques quedan fuera de la línea de subvenciones de este año. “Tendrán que esperar a 2022”, ha puntualizado Romero. Además, expresa que se ha demostrado que disponer de sistemas técnicos en las explotaciones “no es suficiente” para evitar dichos problemas. “Que pongan medios y recursos para luchar contra el lobo y que no lo fíen todo a una convivencia con el animal que es imposible”, ha reclamado al Gobierno aragonés en nombre de los populares.

Por último, Romero ha señalado que el abandono de la ganadería extensiva por la presencia del lobo puede tener “consecuencias irreversibles” en el asentamiento de población. “El lobo no sólo es un problema grave para el día a día de los ganaderos, sino que puede convertirse en un obstáculo para luchar contra la despoblación”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email