La efectividad de la vacuna aminora el número de defunciones y hospitalizaciones en la sexta ola

Las cifras de fallecimientos y hospitalizaciones han sido inferiores a las registradas en anteriores momentos de rebrote.

Los contagios en Aragón han descendido paulatinamente durante la última semana y media a pesar del enorme repunte que se vivió entre finales de junio y la primera quincena de julio. La sexta ola epidemiológica en la que se encuentra la Comunidad, denominada “ola joven” puesto que el segmento poblacional comprendido entre los 20 y 30 años ha aglutinado la mayor parte de los positivos, se ha establecido como una de las más virulentas en número de casos, llegando a sobrepasar los 6.000 semanales. No obstante, las cifras de fallecimientos y hospitalizaciones han sido considerablemente inferiores a las registradas en anteriores momentos de rebrote. En este sentido, la vacunación se ha erigido como la clave principal para reducir las muertes y evitar la saturación en los hospitales.

El repunte veraniego, motivado por los planes estivales, los viajes grupales y los contactos sociales entre jóvenes, se ha caracterizado por una mayor capacidad de transmisión a causa de la variante delta, más contagiosa que otras mutaciones. A pesar de que los centros sanitarios han tenido que soportar una fuerte presión por la realización de pruebas diagnósticas y el seguimiento de los infectados, los hospitales han estado más liberados en cuanto a ingresos y situaciones graves.

Contraste con olas anteriores

Pese a ello, las camas ocupadas por casos Covid han aumentado en el último mes. Y es que a inicios de julio, concretamente el día 4, había 13 camas UCI y 59 en planta ocupadas por pacientes con coronavirus. A fecha 8 de agosto, son 50 camas UCI y 313 en planta. El contraste resulta notable, pero queda lejos de guarismos registrados en el pico de octubre-noviembre y tras las Navidades. Realizando una comparativa de los datos, conviene tener en cuenta que hasta enero no comenzó la inoculación de dosis, con las residencias de ancianos como el primer punto sobre el que actuar dado el riesgo etario. En ese momento, se llegaron a notificar en una semana hasta 417 hospitalizaciones y 107 defunciones.

El punto semanal más álgido de esta sexta ola se alcanzó con 217 ingresos y 23 fallecidos, un nivel muy similar al que se comunicó en la oleada de abril-mayo, aunque los contagios por aquel entonces fueron una tercera parte de los registrados a lo largo del actual rebrote. A los habituales centros hospitalarios que mayor presión soportan tales como el Clínico Universitario y el Miguel Servet –ambos en la capital aragonesa-, se han sumado el San Jorge de Huesca y el de Barbastro, fruto de la alta incidencia en el territorio oscense. En lo referente a los dos zaragozanos, informan de 93 hospitalizaciones Covid cada uno a día 8 de agosto. Por su parte, el San Jorge comunica un total de 55 y el barbastrense, 32.

Pronóstico de los expertos

Para el director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola, el pronóstico de cara al mes de agosto y septiembre es favorable por la disponibilidad de dosis y el gran ritmo en la vacunación. “Es muy posible que a mediados de septiembre lleguemos al 80% de población inmunizada en Aragón”, adelanta. En este sentido, recuerda que la efectividad de la pauta completa tarda en torno a mes y medio porque entre una vacuna y otra transcurren dos o tres semanas, motivo por el que “hay que tener especial cuidado durante ese lapso de tiempo”. Además, confía en que no aparezcan nuevas variantes más contagiosas que la delta que puedan “poner en peligro al conjunto de la sociedad”.

Hasta ahora se ha procedido a la inoculación de dosis en las personas mayores de doce años. Por el contrario, la de los menores de dicha franja de edad todavía es una incógnita. “Aún no está demostrado el efecto en este segmento poblacional. Resulta una decisión muy delicada y compleja de tomar desde las autoridades sanitarias. Parece que los niños y niñas no son supercontagiadores, pero habrá que estar atentos a la vuelta a los colegios”, expone.

La Comunidad ya ha logrado que el 72,2% de sus habitantes estén inmunizados. A pesar de que la pauta completa no garantiza una inmunidad total, puesto que se han dado casos de infecciones y muertes en población vacunada con la doble dosis, el virus no puede atacar con la misma agresividad a un sistema que se encuentra vacunado que a uno sin vacunar. De todos modos, como advirtió recientemente el director general de Salud Pública de la DGA, Francisco Javier Falo, “la transmisión nunca se corta al 100% porque la respuesta inmunitaria no es uniforme. Lo único evidente es que la gente joven tiene más capacidad de generar anticuerpos que las personas mayores”.

Print Friendly, PDF & Email