Cine independiente en un lugar minúsculo: vuelve la Muestra más Pequeña del Mundo a Ascaso

La Muestra cumple diez años y se celebrará del 31 de agosto al 4 de septiembre en esta aldea oscense en la que viven siete vecinos

En Ascaso viven siete vecinos y no tienen luz, pero cuentan con la de las estrellas y la luna que ilumina la noche de esta aldea oscense situada a mil metros de altitud sobre el valle del Río Ara, por lo que es más que suficiente para organizar un festival de cine. Eso sí, es la Muestra de Cine Más Pequeña del Mundo porque el único espacio horizontal que tiene Ascaso no daba para mucho más.

Así, y con una pantalla colocada en la pared de piedra de una de las casas del pueblo y unas cuantas sillas comenzó un festival que este año cumple su decimo aniversario con la misma razón de ser: dar visibilidad a ese cine independiente y artesano que es tan difícil que llegue al mundo rural.

“El cine independiente es uno de los más premiados, de esos que siempre reciben galardones en San Sebastián, en Berlín, en Cannes y en otros festivales internacionales, pero en España tiene una malísima distribución comercial y no suele llegar ya no digamos a pueblos como Ascaso, ni siquiera a provincias como Huesca y a menudo se queda solo en Madrid y Barcelona”, ha asegurado uno de los codirectores de la muestra, Miguel Cordero.

Del 31 al 4 de septiembre Ascaso se convertirá en el centro de ese cine artesano y su Calle Única, literalmente, será un espacio fotográfico en el que se podrán recorrer esos diez años de la Muestra además de admirar los paisajes que ofrece esta pequeña aldea que pertenece al municipio de Boltaña.

Este año, como no podía ser de otra manera, la inauguración será muy especial y correrá a cargo de José Luis Rebordinos, el director del festival de cine de San Sebastián uno de los más prestigiosos de España. Luego, “Radiante”, un espectáculo de sonido y luces dará por iniciada una nueva Muestra en la que proyectarán auténticas obras de arte.

A las 21.30 horas del martes 31 de agosto llegará la primera: “A media voz” un largometraje sobre identidad y maternidad intimista y profundo de Heidi Hassan y Patricia Pérez, con la que los vecinos y asistentes podrán tener un coloquio al finalizar la proyección, al igual que con el resto de los filmes que se presenten. Y es que si algo quiere conseguir la Muestra es ser un espacio relajado en el que mantener charlas distendidas de tú a tú sobre el séptimo arte.

El miércoles 1 de septiembre a las 21.15 horas se proyectará el cortometraje “Las puertas del Paraiso” de Lorenzo Pascasio y al finalizar “Petite Fille” de Sébastien Lifshitz, una apuesta que promete sorprender a los asistentes.
Al día siguiente le llegará el turno al corto “Blaké” de Vincent Fontano y al film “Dersu Azala” de Akira Kurosawa (21.30 horas, después del corto). El viernes 3 de septiembre, le toca a la sorprendente “Pizza Boy” de Gianluca Zonta y luego a “Armugán: El último acabador” del ecléctico Jo Sol.

El sábado 4 de septiembre llegará la clausura en la que la Ronda de Boltaña amenizará a los asistentes con un concierto a las 19.30 horas y donde también habrá una degustación de vinos al mediodía (12.00 horas). Al caer la tarde, a las 20.00 horas, se dará el Premio Ascaso, una dotación económica para aquellas instituciones o empresas que más hayan contribuido a acercar el cine de autor al medio rural.

Y como colofón final, se proyectará el corto “Holy Family” y la película “First Cow” antes de que la pantalla se vuelva a apagar hasta el año que viene.

“En la Muestra somos de la creencia de que la cultura tiene que costar poco, pero tiene que costar algo porque las películas hay que pagarlas y a los directores también y la industria y todo lo que conlleva” ha asegurado Cordero. Es por ello por lo que las entradas para disfrutar de este cine de autor es de cuatro euros por proyección y quince si se adquiere el bono completo para la totalidad de ellas. Además, este año en Ascaso se han modernizado y atrás queda esa fragua comunal que antaño era utilizada como taquilla, ya que los tiques se pueden adquirir por Internet.

Así, la Muestra de Ascaso demuestra que las cosas grandes se pueden celebrar también se dan en lugares pequeños y recónditos y que es eso precisamente lo que las hace brillar.

Un homenaje a Berlanga

Aunque la Muestra se realiza en su totalidad en Ascaso, este año ha querido bajar a Boltaña para ir abriendo boca entre los cinéfilos y visitantes. Así, el 29 de agosto el Hotel Barceló Monasterio de Boltaña acogerá la proyección de Calabuch, ese lugar donde la gente todavía puede vivir con sentido del humor y amistad que creó en 1956 el cineasta Luis García Berlanga.

Y después de disfrutar del cine español en todo su esplendor, se ofrecerá a los asistentes una copa de vino para acabar la velada.

Print Friendly, PDF & Email