Cien centros educativos de la provincia de Teruel mejorarán sus infraestructuras y acondicionamiento

Se acometerán obras de mejoras en los centros educativos rurales de municipios turolenses

Más de cien centros educativos de la provincia de Teruel se van a ver beneficiados por el convenio que han firmado esta mañana el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, y el presidente de la Diputación Provincial de Teruel, Manuel Rando.

Este acuerdo contempla la ejecución de una serie de obras de reforma, mejora y sustitución en los colegios públicos de la provincia, con un presupuesto de 850.000 euros, de los que 300.000 serán aportados por el Departamento de Educación y 550.000 por la Diputación.

Las obras previstas tienen por objeto la adecuación de espacios, acondicionamiento de aseos, arreglos en patios, actuaciones en carpintería, en los tejados o en el exterior, así como trabajos de electricidad.

Por ejemplo, en el centro educativo de Alcañiz se realizarán reformas en las tres aulas de Infantil y de Primaria; en Calaceite se renovará el pavimento y la carpintería exterior, en Valdeltormo la reparación de la cubierta y en Torres de Albarracín se harán mejoras en la eficiencia energética, entre otras actuaciones en centros educativos.

El Gobierno de Aragón muestra su compromiso con la escuela rural

El Gobierno de Aragón vuelve a reeditar con este acuerdo su compromiso con la escuela rural, y viene a sumarse al convenio firmado también hace solo unas semanas con la Diputación Provincial de Huesca. Estos convenios han aumentado su dotación presupuestaria en los últimos años y permiten realizar obras menores en los centros educativos de forma conjunta con estas dos diputaciones provinciales.

El Gobierno de Aragón mantiene en cuatro alumnos la ratio mínima para mantener abiertos los centros, aunque en los casos en los que hay tres escolares se estudia con las familias y los ayuntamientos con el objeto de garantizar que la mayoría de estas escuelas también continúen abiertas.

Todo ello ha hecho posible que este año se hayan mantenido abiertas un total de 40 escuelas que de otra forma estaban abocadas al cierre, un número que se elevó hasta los 100 centros durante la legislatura pasada.

Además de mantener estos colegios abiertos, el Gobierno de Aragón ha financiado este curso el profesorado de unas 200 escuelas infantiles (periodo de 0 a 3 años), con una inversión de casi 10 millones de euros.

De esta manera, Educación se hace cargo de los gastos de personal de estos centros, situados en 152 municipios distintos de las tres provincias y en los que inician su etapa escolar más de 5.500 menores. El Gobierno aragonés considera que esta política ayuda a la vertebración del territorio y es básica en la lucha contra la despoblación.

Print Friendly, PDF & Email