El nuevo contrato de limpieza de Zaragoza saldrá a licitación por 743 millones de euros

El contrato incluye novedades tecnológicas, en equipamientos y medioambientales

Con un papel fundamental para las tecnologías y la digitalización, con la extensión del contenedor orgánico a más zonas de la ciudad de Zaragoza y con un incremento de la limpieza durante los fines de semana y festivos. Estas son solo algunas de las novedades que incorpora el nuevo contrato de limpieza y recogida de basuras cuya licitación ha aprobado este viernes el Gobierno de Zaragoza. Los pliegos de condiciones valoran el servicio en 743.528.659 euros para los próximos diez años, pero dicha cifra podría alcanzar los 772.255.903 euros si se producen modificaciones.

“Es un contrato clave para que esta ciudad tenga una calidad de vida donde las calles estén más limpias y donde nos apetezca vivir. La limpieza y la recogida de residuos de una ciudad va directamente relacionada con el bienestar de los vecinos de Zaragoza y para nosotros era muy importante poder licitar este contrato”, ha explicado la concejal de Presidencia, Hacienda e Interior, María Navarro.

Aunque los detalles de este contrato, tal y como ha apuntado Navarro, los dará la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, sí se han avanzado algunos datos de los aspectos más relevantes. Por un lado, el acuerdo va a permitir modernizar el servicio con la introducción de nuevas tecnologías más eficientes y respetuosas con el medio ambiente, pero también reforzar buena parte de los programas que, ha criticado Navarro, fueron reducidos en 2012 mejorando el servicio en todos los barrio y distritos de Zaragoza.

Entre las novedades, los zaragozanos también contarán con una nueva aplicación web a través de la que se podrán introducir incidencias detectadas para darles una respuesta más rápida. Además, se contempla un incremento de la limpieza durante los fines de semana y festivos, pasando de 134 a 199 operarios, dos planes de limpieza intensivos anuales para cada barrio, el tratamiento específico para zonas de botellones, un refuerzo de la limpieza en el entorno de los contenedores y un incremento de los medios para la retirada de excrementos en la vía pública.

Por su parte, el número de camiones recolectores contemplados pasa de 56 a 64 (casi un 15% más), los vehículos lavacontenedores pasarán de seis a ocho (un 33% más), las barredoras en calzada crecen de once a 17 vehículos y las barredoras de aceras pasarán de 29 vehículos en la actualidad a 37 unidades.

En esta misma línea, las ofertas que presenten las empresas deberán contemplar la incorporación de vehículos eléctricos que no solo serán más sostenibles medioambientalmente, sino que también serán más silenciosos y generarán menos molestias, coincidiendo con una de las principales peticiones vecinales.

Nuevas tecnologías y ampliación del contenedor marrón

La modernización del servicio permitirá cambiar los contenedores de la ciudad, incorporando nuevas tecnologías con sensores que miden temperatura, el vuelco y el volumen. “Son sensores que medirán el llenado, por ejemplo, que avisará de si los contenedores están llenos o no. Esto permitirá que los camiones, conectados a una plataforma de gestión de rutas hagan unos recorridos u otros con unas paradas u otras en función de la situación de esos contenedores”, ha apuntado Navarro.

La extensión del contenedor marrón de materia orgánica y el aumento del 100% en los equipos de recogida de grandes productores de orgánica será otro de las principales novedades de este contrato. Un aspecto que, tal y como ha afirmado la concejal de Presidencia, Hacienda e Interior, “permitirá avanzar en los objetivos de reciclaje de Zaragoza, que ya es la primera gran ciudad en reciclar más del 50% de los residuos que genera”.

Se producirá igualmente una renovación de los contenedores de recogida de residuos, se garantizará un mejor acceso a los mismos y se cambiarán el 76% de las papeleras. Además, se producirá una reducción de los costes vinculados al beneficio industrial y a los gastos generales que se imputan al Ayuntamiento de Zaragoza por parte de las empresas.

De igual modo, y tal y como ha querido incidir María Navarro, “se limitarán las revisiones de precios que, en los últimos años, han supuesto un desembolso de decenas de millones de euros a la ciudad de Zaragoza”.

En cuanto se haga público este nuevo contrato con su publicación en el Boletín Oficial, las empresas interesadas en su gestión dispondrán de 50 días hábiles para presentar sus ofertas.

Print Friendly, PDF & Email