MAZ constata los beneficios del modelo “empresa saludable” y anima a las empresas a seguirlo

El modelo de Empresa Saludable es una estrategia de liderazgo centrada en el bienestar de los profesionales y en la optimización de todos los recursos y procesos

MAZ, Mutua Colaboradora con la Seguridad Social nº 11, repasa los casi 26 años de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995) y los destacados progresos que, gracias a ella, generan las empresas y su interrelación con los trabajadores, haciéndose extensiva a la sociedad en general. Convertir el entorno laboral en uno saludable reporta un nuevo liderazgo, una mayor implicación en el proceso productivo de trabajadores sanos y motivados y más competencias para afrontar nuevos retos.

Para Juan Rodrigo, técnico de Prevención de Riesgos de Mutua MAZ, el camino para conseguir ser una empresa saludable, “es, en primer lugar, velar por la salud y el bienestar de los distintos profesionales que directa e indirectamente se relacionan con la organización. No debemos perder de vista que el mayor capital que tiene una empresa es su equipo, las personas que la conforman”.

El modelo de Empresa Saludable es una estrategia de liderazgo centrada en el bienestar de los profesionales y en la optimización de todos los recursos y procesos. Desde MAZ, certificada como Empresa Saludable desde 2017, explican que “de cada euro invertido en promoción de la salud, se genera un retorno de la inversión de entre 2,5 y 4,8 euros en absentismo y en costes de enfermedad del 2,3 y 5,9 euros. Reduce el presentismo; es decir, el hecho de acudir al trabajo enfermo y de no rendir como cuando se está sano, que puede llegar a ser de más del 33%. Disminuye los costes de la Seguridad Social, al reducir los costes sanitarios hasta un 26,1%, las incapacidades temporales o permanentes, entre otras”.

Según Rodrigo, “vivimos en constante evolución y la empresa actual del siglo XXI debe adaptarse a los numerosos cambios que se producen, con la adaptación a las nuevas exigencias en salud y prevención laboral cada vez más concretas y competitivas”.

Y es que más allá de la protección laboral, una empresa saludable favorece a la empresa como marca empleadora, mantiene un buen clima laboral y mejora la implicación de la plantilla con la organización; como consecuencia se traduce en un mejor funcionamiento de la empresa.

El orgullo de pertenencia a la empresa y la retención de talento mejora el clima y la organización de la empresa, reduce el absentismo y la rotación de personal; también disminuye la accidentalidad, las enfermedades profesionales (especialmente las crónicas) y reduce el estrés.

Después de casi 26 años de Ley de Prevención, las empresas deben ir más allá del puro cumplimiento legal y burocrático. “Deben hacerse algunos esfuerzos más y empezar a considerar algunas de las asignaturas pendientes en materias como la igualdad, la diversidad, la conciliación, la gestión de la edad, la diversidad generacional o la brecha salarial. Consiguiendo entre todos que el concepto de empresa saludable cale en las organizaciones y en la sociedad, creando entornos saludables y seguros que mejoren nuestro bienestar personal”, concluye Rodrigo.

Juan Rodrigo ha sido distinguido este año con la Medalla de Oro al Mérito Profesional de Relaciones Industriales y Ciencias del Trabajo, que se entregará en octubre por el Consejo General de Relaciones Industriales y licenciados en Ciencias del Trabajo.

MAZ otorga anualmente entre sus empresas el Premio MAZ Empresa Saludable que contribuye a destacar buenas prácticas y a impulsar estas acciones entre sus mutualistas, con quienes colabora en su camino hacia este modelo de salud laboral.

Print Friendly, PDF & Email