El Getafe vence por penaltis al Real Zaragoza en el regreso de la afición al estadio

Los maños daban buena imagen en su presentación. Foto: Real Zaragoza (Tino Gil)

Más que aceptable la imagen ofrecida por el Real Zaragoza frente a un rival que milita en categoría superior como es el Getafe. El Memorial Carlos Lapetra finalizaba 0-0, pero en la tanda de penaltis se imponían los madrileños tras 18 lanzamientos. Eso sí, la noticia estaba en la grada, con el regreso del público a La Romareda más de 500 días después.

El Real Zaragoza saltaba al césped municipal con Cristian en portería; Fran Gámez como única novedad respecto a la pasada temporada, Francés, Jair y Chavarría en la zaga; centro del campo para Eguaras, Igbekeme y Zapater, dejando la parcela más ofensiva para Bermejo, Azón y Narváez. Es decir, a día de hoy, un once de lo más titular. El choque, dicho sea de paso, empezó con cánticos de “directiva dimisión” desde el graderío. También se escucharía después el “Cuartero vete ya”.

Aunque resultaba previsible viendo también las características del rival, no iba a ser ni mucho menos un alarde de ritmo y frenesí el arranque de partido. De hecho, ambas escuadras andaban bien plantadas en defensa y cualquier conato de combinación moría por falta de efectividad. Así las cosas, en los primeros minutos sólo hubo que contabilizar un notable lanzamiento de falta directo de Zapater en el 6 que despejó a córner Conde.

También Igbekeme trataba de imprimir velocidad con balón y tras una buena combinación pudo adelantarse el cuadro maño con Narvaéz y Azón pululando peligrosamente por el área, ya superado el minuto 20, tras envío al área de Chavarría. De ahí hasta el descanso, la encomiable actitud de Fran Gámez en su vocación ofensiva y la entereza de Jair y Francés para atar bien en corto a la dupla getafense formada por Mata y Unal.

Eso sí, en el descuento ya y a balón parado, el Real Zaragoza se salvó del tanto visitante. Primero era Mitrovic el que se topaba con el larguero tras un cabezazo completamente libre de marca y, tras el rechace, Unal y después Olivera no andaban finos para batir a Cristian.

Segunda parte

En el descanso, la protocolaria sustitución de Ratón por Cristian en portería para repartir minutos. Y el gallego pronto se luciría en un mano a mano, nada más comenzar, en el que sacaría su guante para negar el tanto a Arambarri. Los de Míchel habían comenzado más enchufados tras el paso por los vestuarios y en apenas cinco minutos ya habían rondando más la meta zaragocista que en toda la primera parte.

Comenzó entonces, allá por el 59, el carrusel de cambios. Por parte de los blanquillos, Nieto, Francho y Adrián daban descanso a Chavarría, Igbekeme y Zapater respectivamente. Permutas que sí parecieron darle una mayor estabilidad al cuadro de JIM, también más oxígeno. De hecho, llegaría el primer disparo a puerta de los maños desde el minuto 6. Probaría Bermejo, topándose en el 69 con una buena estirada de Conde para mantener el cerocerismo en el luminoso. Poco después, en el 72, Puche y Clemente sustituían a Azón y Jair. Y en el 78, Carbonell y Ángel López por Bermejo y Gámez.

El Real Zaragoza se había repuesto al dominio getafense inicial y a punto estaría de adelantarse en el 83 tras una gran contra llevada por Narváez, donde Carbonell vio a la perfección la entrada de Francho pero su disparo era repelido en el último momento por la zaga visitante. Era la última acción del colombiano antes de ser sustituido por Cortés, el octavo canterano sobre el césped.

Con el 0-0 final, el Memorial Carlos Lapetra se decidiría en una eterna tanda de penaltis con 18 lanzamientos en total. Ahí estaban algo más atinados los visitantes, lo que les valdría para acabar levantando el trofeo. Eso sí, lo más importante era ver que los de JIM habían sido capaces de competir a un rival de Primera División durante los 90 minutos. Y, por supuesto, el regreso de la afición a las gradas.

Print Friendly, PDF & Email