Cristina Ouviña se despide de los JJOO sin medalla tras la derrota de España ante Francia

La selección femenina de baloncesto ha caído este miércoles ante Francia en cuartos de final // Foto: Twitter Baloncesto España

La zaragozana Cristina Ouviña no podrá contar finalmente con ninguna medalla en su haber. La selección femenina de baloncesto ha caído este miércoles ante Francia (64-67) en cuartos de final y se despide así de la posibilidad de brindar a España un nuevo metal en estos Juegos Olímpicos. Pese a ir a remolque durante todo el encuentro, las de Lucas Mondelo estaban por delante (62-61) a falta de minuto y medio para la conclusión, pero un error de Laura Gil debajo del aro condenaría a la postre al equipo. Pudo ser la sentencia, pero posiblemente el cansancio derivado de la enorme actividad defensiva provocó que esa canasta fácil no acabara entrando.

Doble decepción veraniega para las chicas. La eliminación en Saitama se une a la derrota contra Serbia en el Europeo de julio que tuvo lugar en Valencia, descalabro que arruinó la presencia de España en el próximo Mundial 2022. En esa ocasión, los cuartos de final volvieron a suponer un muro infranqueable. Solo queda remar tras siete veranos consecutivos en los que la selección absoluta ha pisado el podio en todas las competiciones internacionales.

Poco cabe reprochar a un equipo acostumbrado al éxito durante la última década, un conjunto en transformación y cambio de ciclo a día de hoy después de la retirada de algunos de sus pilares fundamentales. No obstante, la juventud viene pisando fuerte y se augura un notable reemplazo generacional. El combinado nacional, que venía de hacer pleno de victorias en la fase de grupos, tuvo mala suerte en el sorteo, pues las francesas eran el gran escollo a evitar. La divina fortuna quiso que ambas selecciones cruzaran sus caminos más pronto que tarde y la moneda salió cruz.

Las pupilas de Mondelo llegaron a estar catorce puntos por debajo mediado el segundo cuarto (19-33), culpa en gran parte de unas más que inspiradas Johannes (18 puntos) y Gabby Williams (11 tantos). Hasta ese momento tan solo Ndour parecía confiar en el acceso a semifinales, con una capacidad brutal en el rebote ofensivo (16 puntos y 11 rebotes). España entró en el último cuarto siete abajo (48-55), y fue entonces cuando emergió su espíritu heroico en busca de la remontada. Endosó un parcial de 12-2 para ponerse por delante a falta de tres minutos para el cierre (57-60). Pero la efectividad en ataque se frenó y Francia, a pesar de su bajo acierto, logró sobreponerse a base de físico y tino desde la línea del libre.

La garra de la aragonesa Ouviña (11 puntos), aunque más desaparecida que en ocasiones precedentes, y el empuje de Ndour o las ganas de Cazorla (12 puntos) no sirvieron para que España derrotara a su país vecino. En semifinales le esperaba la anfitriona Japón, que sorprendentemente había eliminado por la mínima (86-85) a la poderosa Bélgica unas horas antes.

Tras los JJOO de Río 2016, en los que el baloncesto español se trajo dos medallas al cuello, en Tokio la historia es justo la contraria. Restan ahora tres años para París 2024, momento en el que tanto la selección femenina como la masculina buscarán resarcirse de los tropiezos cosechados en una extraña cita olímpica marcada por la pandemia.

Print Friendly, PDF & Email