Noche de total normalidad en Huesca tras la reimplantación del toque de queda

Esta medida, que se prolongará durante 15 días, se suma a la recién implantada que prolongará la suspensión de fiestas patronales hasta el 30 de septiembre

Huesca ha vivido una noche de absoluta normalidad tras la primera jornada con la movilidad restringida de 1.00 a 6.00 horas. Desde el Ayuntamiento de la capital altoaragonesa no ha hecho falta hacer declaraciones, porque se ha vivido una noche de “normalidad total”. Esta medida, que se prolongará durante 15 días, se suma a la recién implantada que prolongará la suspensión de fiestas patronales hasta el 30 de septiembre.

El Tribunal Supremo dictaba este lunes la sentencia por la que se autorizaba a Aragón a limitar la movilidad nocturna de 1.00 a 6.00 horas en las localidades de Huesca, Jaca, Barbastro y Monzón, los lugares con mayor incidencia de Covid-19 en la comunidad. Esta restricción coincide con la llegada de la semana más esperada del año para los oscenses, que tendrá que ser de nuevo una semana de “no fiestas”.

La consejera de Presidencia, Mayte Pérez, ya comentó tras la reunión del Consejo Local celebrada este lunes que esta medida “llega en un momento oportuno, fundamentalmente en la ciudad de Huesca en días prelaurentinos y ayudará esta restricción de movilidad”.

Además de este toque de queda, se ha prolongado la suspensión de fiestas patronales en Aragón hasta el próximo 30 de septiembre. Esta medida, aprobada por unanimidad en el Consejo Local, afectará, por ejemplo, a la celebración de las fiestas patronales de Monzón -en honor a San Mateo-, las de la Natividad de Nuestra Señora, de Barbastro; San Antolín, en Sariñena; o las del Santo Cristo de los Milagros de Binéfar.

Print Friendly, PDF & Email