El 83% de los contagios en Aragón son en personas sin vacunar

La incidencia en la Comunidad en los últimos siete días vuelve a bajar y se sitúa en 103,3 por cada 100.000 habitantes

El descenso de los contagios en Aragón durante la última semana supone un motivo de satisfacción para el Departamento de Sanidad. El factor principal apunta a la instauración de medidas relacionadas con la reducción de contactos sociales entre jóvenes. Así lo ha manifestado la responsable en materia sanitaria, Sira Repollés, que valora positivamente la adecuación y proporcionalidad de las restricciones tomadas. A esto se suma la importancia de la vacunación, que avanza a un ritmo notable, siendo Aragón una de las autonomías a la cabeza de la lista a nivel nacional. Y es que, tal y como ha expuesto la consejera, el 83% de los contagios se da en personas no vacunadas, mientras que el 12% en aquellas que han recibido una sola dosis, y el 5% restante en las que disponen de la pauta completa.

En otros términos, tras conocerse este lunes la resolución definitiva del Tribunal Supremo que permitía el toque de queda entre las 1.00 y las 6.00 horas en la ciudad de Huesca y los municipios de Jaca, Barbastro y Monzón –solicitud formulada por la DGA y rechazada por el TSJA en primera instancia-, Repollés ha reconocido que la incidencia acumulada (IA) en estas localidades se ha reducido en los últimos días. “La situación ahora es diferente a la del pasado 22 de julio, pero igualmente queremos mantener la decisión durante unas jornadas para ver cómo avanza todo”, ha expuesto.

Además, no ha descartado que otros territorios como Caspe, Tarazona y Calatayud, que han visto incrementada su IA, puedan ser susceptibles de sufrir nuevas medidas. “A día de hoy estos lugares están en el punto de mira, pero preferimos esperar un poco en función de la evolución de los próximos días”, ha asegurado. En este sentido, ha remarcado que conviene fijarse en factores cualitativos –no solo cuantitativos- como la morfología, el dibujo de la curva epidemiológica o los grupos más afectados, entre otros. “Estas tres localidades presentan un ascenso más lento en la curva y diferente morfología que en los casos de Huesca, Jaca, Barbastro y Monzón”, ha explicado.

Brotes en las residencias 

Por otro lado, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, se ha referido a la situación en las residencias. Actualmente, hay un total de 64 brotes activos a lo largo de Aragón, pero ha querido aclarar que, “aunque se produzca un solo positivo, ya es considerado como un brote”. No obstante, la preocupación es real porque la población de edad más avanzada genera menos anticuerpos que los jóvenes, razón por la que la transmisión puede ser más alta. Pese a ello, el impacto en las residencias “es muy amortiguado en comparación con abril y noviembre de 2020, con una mínima mortalidad y una reducida repercusión en las hospitalizaciones”.

Por el momento, Falo ha insistido en que no se plantean medidas nuevas respecto a esta cuestión “más allá de las higiénicas”. “Vamos a intentar investigar aquellos brotes en los que el número de residentes ha sido especialmente afectado porque debemos valorar si ha existido algún otro aspecto influyente”, ha matizado.

Situación de la vacunación

En lo relativo a la vacunación en la Comunidad, ambos responsables han coincidido en que el ritmo en la inoculación de dosis “es muy bueno”. De hecho, el 64% de la población ya dispone de la pauta completa. Pero afirman que preocupa especialmente el mes de agosto porque, al ser temporada vacacional, “habrá gente que opte por aplazar su cita para tener que cambiar su periodo de descanso en verano”.

En cuanto a la citación de los más jóvenes, Falo ha recordado que no se han producido experiencias previas fuera del calendario habitual de vacunación, pero a día de hoy en torno al 50% de las personas entre 12 y 16 años ya han cogido cita. A pesar de que la cifra porcentual es buena, el director general considera que “debería estar mejor”. Aunque lo que más intranquilidad suscita es que “el ímpetu inicial del grupo entre 20 y 30 años a la hora de solicitar cita se ha ido ralentizando”. “Tenemos que continuar concienciando a la sociedad de la enorme relevancia de las vacunas para frenar la expansión del virus”, han concluido.

Print Friendly, PDF & Email