Huesca repetirá las medidas de seguridad del año pasado para la semana de San Lorenzo

Imagen de archivo de las fiestas en 2019

Huesca volverá a tener un gran despliegue policial durante la semana de San Lorenzo. Como ha explicado la subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, “el despliegue policial será el mismo que el año pasado”, por lo que se vallará la plaza de Navarra, se controlarán los accesos y se aumentará la vigilancia para que se haga un buen uso de la mascarilla y los aforos no sobrepasen el límite.

La Subdelegación del Gobierno de España y el Ayuntamiento de Huesca se han reunido este lunes en la Junta Local de Seguridad oscense para determinar las medidas que se van a tomar para evitar más contagios en la capital altoaragonesa durante la semana más esperada del año. Como ha señalado Salazar, “los días 6, 7, 8, 9, 10, 14 y 15 de agosto, habrá un mayor despliegue policial debido a que son fechas de mucho movimiento, además de que se establecerán controles de alcoholemia a las salidas de la ciudad durante toda la semana. La plaza de Navarra permanecerá vallada y se controlarán los accesos, al igual que en la plaza de la catedral”.

El dispositivo policial recibirá apoyo de la Policía Nacional de Canfranc y de la Jefatura Superior de Zaragoza, y no se ha establecido un número fijo de agentes, sino que dependerá del día y del momento, como ha explicado Salazar: “No vamos a decir cifras porque según la jornada o el horario va a haber un dispositivo u otro”.

Con respecto al toque de queda, la subdelegada del Gobierno en Huesca ha señalado que “está en el Supremo,” y que “no sabemos si va a llegar para cuando empiecen las fiestas”. En cualquier caso, la delegada ha recordado que “las cuatro policías, Adscrita, Nacional, Local y Guardia Civil, están preparadas para que si eso llegara, se controlase en todo momento el horario”.

En cuanto a la vacunación, Silvia Salazar ha reconocido que lleva un ritmo “trepidante” y que lo más seguro es que a finales de agosto Aragón alcance el 70% de vacunados. A pesar de las buenas noticias, Salazar ha reconocido que esto “se nos ha ido un poco de las manos”, por lo que ha apelado a la responsabilidad individual y al buen comportamiento. “Estas nuevas cepas son muy contagiosas y extremadamente peligrosas, y los datos que nos ofrece el portal de transparencia no son muy halagüeños”, ha señalado.

Print Friendly, PDF & Email