El Real Zaragoza empata ante el Atromitos y se marcha del Pinatar invicto (1-1)

Adrián González, en un lance del choque. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

Tres partidos invictos en los tres partidos amistosos que el Real Zaragoza ha disputado en su concentración en San Pedro del Pinatar. Dos victorias y un empate es el saldo que presentan los maños al volver de tierras murcianas. El último de ellos ha sido ante el Atromitos, de la Superliga griega, que logró arañar un empate en los compases finales. Fran Gámez anotó el gol de los zaragocistas.

Partido para que se luciesen los menos habituales en el Pinatar Arena. La escuadra zaragocista salía con Ratón en portería y una línea de cuatro compuesta por Fran Gámez, Javi Hernández, Jair y Nieto. Francho y Zapater se ubicaban en el doble pivote, con Adrián, Pablo Cortés y Carbonell algo más adelantados. Arriba, el canterano Puche.

Era el conjunto maño quien llevaba la iniciativa, con Carbonell muy activo en banda tratando de filtrar pases a Puche, buen conocido suyo del filial. Eso sí, en el primero cuarto de hora, el partido era trabado. Alguna internada suelta de los canteranos, centros de Fran Gámez o internadas de Nieto por banda izquierda era de lo poco en ataque que se veía en la escuadra zaragocista.

Un disparo de Pablo Cortés tras la pausa de hidratación volvía a poner algo de nervio a un choque muy tranquilo. En el minuto 35, Puche daba un pase de la muerte que no acertaba a rechazar la defensa griega y a punto estaba Adrián de empujarla a gol. Los canteranos ponían el peligro, y en una jugada de estas, el gol llegaba. Contra perfecta de los de JIM, con un gran pase entre líneas de Carbonell a Puche. Este entraba en el área, ponía el pase de la muerte y Fran Gámez, que se ha destapado esta pretemporada como goleador, hacía el 1-0.

Se llegaba al descanso con un equipo que jugaba bien ante un Atromitos de perfil tirando a bajo. Su décimo puesto en la Superliga de Grecia se dejaba notar, especialmente en la zona de ataque. Javi Hernández y Jair sufrían poco, y los hombres de arriba, aunque no se lucían, hacían lo suficiente parta marcharse ganando por 1-0 al descanso. Quedaban los segundos 45 minutos de rigor.

Segunda mitad

Por parte de las filas mañas no había movimiento, salvo el cambio de portero. Cristian ocupaba el sitio de Ratón y le acompañaban los diez restantes que habían disputado la primera parte. A todo esto, el técnico griego, Ángel López, terminaría de ver el partido desde la grada tras ser expulsado por protestar.

La segunda parte no se caracterizaba por las ocasiones, más allá de una de Nieto que se marchó a la izquierda de la meta griega, pero sí por el buen juego. El Real Zaragoza, en el que los canteranos ganaban en el once por mayoría absoluta, tocaba y tocaba luciéndose. Manejaba los tiempos y mostraba solvencia. No tenía prisa, pero tampoco se le veía pausado. Minuto 70 y dominio total de los de la capital aragonesa.

Subió de tono el choque, y la escuadra maña supo mantenerse al mando y tomar las riendas de la situación… hasta que llegó el final. En la primera oportunidad que tenían los griegos de anotar, lo hicieron, y en el minuto 86. Aun así, el Real Zaragoza abandonaba la concentración con la ilusión de hacerlo invicto. La última prueba será en La Romareda, ante el Getafe, antes de encarar el comienzo de Liga.

Print Friendly, PDF & Email