Turismo de cine, un viaje por los escenarios de película de Aragón

Ridley Scott eligió el castillo de Loarre como escenario para su historia épica. Foto: IMdB

¿Quién no ha soñado alguna vez con visitar los escenarios donde se rodaron sus películas favoritas? Ver en primera persona la plaza por la que Padme Amidala y Anakin Skywalker pasearon en Star Wars (2002) o la calle por la que huían en coche Indiana Jones y sus compañeros en La Última Cruzada (1989). Todo el mundo, cinéfilo o no, tiene una película favorita y le encantaría seguir los pasos de sus personajes.

Puede parecer que todos esos lugares son platós hollywoodienses o enclaves remotos a los que el hombre de a pie no puede acceder, pero de un tiempo a esta parte, Aragón es tierra de rodajes. Nuestra Comunidad ha recibido, desde hace años, numerosos rodajes nacionales e internacionales y por tierras aragonesas han paseado actores y directores de talla mundial como Jake Gyllenhaal o Ridley Scott. Hoy os proponemos un viaje por esos lugares que podemos disfrutar en la gran pantalla y que podéis visitar este verano.

De tu ventana a la mía (2011)

Comenzamos barriendo para casa con la galardonada directora y guionista zaragozana, Paula Ortiz, uno de nuestros talentos jóvenes más prometedores. Su opera prima De tu ventana a la mía (2011) sigue la historia de tres mujeres: Leticia Dolera, Luisa Gavasa y Maribel Verdú, y está rodada en Canfranc, Zaragoza, Sádaba y el yacimiento de Los Bañales en Uncastillo (Zaragoza). Unos paisajes muy reconocibles para cualquiera que conozca Aragón.

La Estación Internacional de Canfranc es el edificio más icónico de la Jacetania. Foto: Turismo de Aragón

La Estación Internacional de Canfranc es una de las joyas del Pirineo oscense que todo el mundo debería visitar al menos una vez. Construida entre 1915 y 1925, la estación refleja los elementos arquitectónicos clásicos del estilo industrial, usando cemento, cristal y hierro, con un tejado de pizarra típico de la zona.

En la actualidad, el acceso a la estación está limitado a las visitas guiadas, pero se puede pasear libremente por los muelles y ver el depósito de las máquinas. Sin irnos muy lejos, en la película también aparecen la Garcipollera y las pozas del Castiello de Jaca, “el de las mil reliquias”. Allí, es posible darse un baño a los pies de las ruinas del antiguo acueducto-puente.

Ortiz también nos lleva a las inconfundibles columnas en hilera del yacimiento de los Bañales en Uncastillo, que se pueden visitar en fechas específicas a través de la Fundación Uncastillo, la gestora del espacio. Pero si no se encuentra plaza, vale la pena acercarse para admirar a lo lejos las 32 columnas del recinto.

La novia (2015)

La segunda película de Ortiz, La Novia (2015), basada en Bodas de Sangre de Federico García Lorca, también se rodó en Aragón, concretamente en Monegros, las torres de Bayo, Mediana de Aragón y Alberca de Loreto, en las provincias de Huesca y Zaragoza. Pero si lo que queréis es visitar un lugar icónico de la película, podéis acercaros al Monasterio de Casbas, en Huesca, donde se rodó la escena de la boda.

El Monasterio de Casbas data del siglo XII y fue escenario de la boda en La Novia (2015). Foto: Turismo de Aragón

El monasterio es una edificación construida en el siglo XII donde destaca el refectorio, la sala capitular, el claustro y la portada de su iglesia. Se puede visitar, pero hay que planearlo con antelación ya que sólo abren los sábados. Para grupos grandes cabe la posibilidad de acudir cualquier día del año, pero es recomendable llamar y preguntar. Las torres de Bayo también representan un lugar muy significativo en la película, cuando, después de la boda, la Novia se encuentra con Leonardo. Se encuentran en el término municipal de Biota, a unos tres kilómetros del pueblo. Es una zona abierta que se puede visitar libremente, merece la pena ir en coche para aprovechar y visitar todo el patrimonio que se encuentra en las inmediaciones: las ruinas del castillo de la Corona y las dos iglesias, la inacabada y la “volada”.

Nuestros amantes (2016)

Si sois más de películas románticas, también tenemos ruta turística para vosotros. La película Nuestros amantes escogió Zaragoza y Teruel para rodar algunas de sus escenas. Además de las estampas zaragozanas habituales, la Basílica del Pilar y la calle Alfonso I, los protagonistas visitaron la plaza de España y pasearon por el Parque Grande y las salas del Museo Pablo Serrano.

Los protagonistas de Nuestros Amantes vivieron parte de su historia de amor en el parque José Antonio Labordeta. Foto: Turismo de Aragón

Además, para esta película tenemos paradas gastronómicas, puesto que Carlos e Irene, hicieron una parada en la pintoresca cafetería La Bendita, ubicada en el Coso, y en Le Petit Croissant, pastelería donde trabaja la protagonista y de obligada visita para comerse unos deliciosos croissants.

En Teruel, como era de esperar, se rodó en la plaza del Torico, lugar emblemático de la ciudad donde los haya. También aparecen la espectacular escalinata del paseo del Óvalo, frente a la estación de tren, así que, si vais a Teruel con este medio de transporte, será lo primero que veáis de la ciudad. Por último, y como no podía ser de otra manera en una película romántica, aparecen los amantes de Teruel, por lo que os podéis acercar al Mausoleo para conocer un poco más sobre la historia de Isabel y Juan. Además, ya que estáis en Teruel podéis aprovechar para admirar su rico patrimonio mudéjar.

Villaviciosa de al lado (2016)

La comedia del director de Que se mueran los feos (2010) y Perdiendo el Norte (2015), Nacho G. Velilla, también se rodó en tierras aragonesas, concretamente ribagorzanas. Durante varias semanas, el rodaje se instaló en la localidad de Graus y grabaron tanto allí como en los municipios cercanos.

La plaza Mayor del pueblo se convirtió durante unos días en la plaza de Villaviciosa, con fuente falsa incluida. Los vecinos vivieron una segunda nochevieja y el bar López de toda la vida se convirtió en el videoclub de la película. Por su parte, la localidad de Benabarre, cedió un terreno para que se rodara la escena de la de la feria, en la que, además, la banda que ameniza el día está compuesta por músicos de la comarca. Además, en sus calles y plaza se rodaron las accidentadas escenas de Semana Santa.

La Plaza de Graus es el lugar más destacado del pueblo junto con la Basílica de la Virgen de la Peña. Foto: Turismo de Aragón

Ambos municipios cuentan con amplia historia y son lugares preciosos por los que pasear y perderse entre sus casas de piedra. El castillo de Benabarre y la chocolatería Brescó son los dos lugares que hay que visitar sí o sí, además de parar en la plaza y degustar el exquisito queso de Benabarre. En Graus la plaza Mayor es la joya de la corona, no solo porque haya sido escenario de Villaviciosa, sino porque también es una de las plazas más bonitas de España. Se puede completar con un paseo hasta la Virgen de la Peña, una iglesia anclada en la montaña, y, para los más aventureros, se puede continuar el ascenso hasta el Corazón de Jesús para disfrutar de una espectacular panorámica de la zona o acercarse a la vía ferrata. No se puede finalizar una visita a Graus sin probar su famosa longaniza a la brasa y unas chiretas, aunque estas no son para todos los paladares.

Los Hermanos Sisters (2018)

Saltamos al otro lado del charco con la película Los Hermanos Sisters (2018), protagonizada por Jake Gyllenhaal, Joaquin Phoenix y John C. Reilly. Aunque parezca mentira, el último súper enemigo de Spiderman y el Joker, se pasearon por los Monegros y el Valle de Tena rodando este western.

Pese a que la película no tuvo mucho recorrido, quizá si os suene la selfie viral de Gyllenhaal con un vecino del Valle de Tena que, conduciendo un día tranquilamente su tractor, vio cómo el actor le hacía señas para que parara porque había visto que llevaba una camiseta de los Warriors, un equipo de la liga de baloncesto estadounidense.

La Selva de Oza se convirtió en el Estados Unidos de la fiebre del oro. Foto: Selva de Oza

Algunos de los lugares que visitaron, y que son perfectos para ir de excursión a la naturaleza, son el barranco de Paternoy con unas cascadas y balsas de agua espectaculares donde, además, se puede visitar el pueblo deshabitado; el salto de Roldán, una impresionante formación rocosa que constituye la puerta de entrada a la sierra de Guara y que está empapada de leyenda; y la selva de Oza, un paraje espectacular donde se puede disfrutar de las mejores rutas de senderismo y de la comida tradicional del Pirineo aragonés.

El reino de los cielos (2005)

Siguiendo con Hollywood, vamos a hablar de un clásico en la provincia de Huesca, El reino de los cielos. A cualquier habitante millenial de Huesca al que menciones el castillo de Loarre, seguro que te dice “Allí se grabó El Reino de los Cielos” porque ¿qué puede dar más orgullo que decir que Orlando Bloom estuvo en Loarre un año después de interpretar a Legolas?

Pero la película de 2005, que además está dirigida por Ridley Scott y coprotagonizada por Liam Neeson, Eva Green y Jeremy Irons, no es la única producción que ha elegido Loarre como escenario de su historia. La primera película que ocupó el castillo fue Valentina en 1982 con Jorge Sanz y Anthony Quinn, y en la exitosa serie de Televisión Española, El Ministerio del Tiempo, se eligió Loarre como escenario para la prisión.

Por el Castillo de Loarre se pasearon Orlando Bloom y Ridley Scott en su historia sobre las cruzadas. Foto: Turismo de Aragón

El castillo es una fortaleza de estilo románico y fue construida en el siglo XI por orden del rey Sancho III para servir como avanzadilla fronteriza. En la actualidad, Loarre es escenario de numerosos eventos, recreaciones, encuentros, conciertos, visitas nocturnas… Además, ofrece actividades para todas las edades, desde una búsqueda del tesoro o un asalto al castillo para los más pequeños hasta senderos temáticos para todas las edades.

The Promise (2016)

Terminamos nuestro particular tour cinematográfico con otra película del gigante estadounidense, The Promise (2016) una película protagonizada por Christian Bale y Oscar Isaac ambientada en los últimos días del imperio Otomano. Para la cinta, el equipo se trasladó a Albarracín y Calomarde, en Teruel.

En Albarracín utilizaron tanto la plaza del pueblo, decorada como un zoco, como en la muralla, dos lugares de obligada visita si se pasa por el municipio. Albarracín es, además, perfecto para simplemente pasear y hacer un viaje al medievo, observando sus casas rojizas, los balcones corridos en rica forja y madera tallada…

Calomarde es un enclave perfecto para los amantes de la naturaleza. Foto: Turismo de Aragón

La plaza es el lugar ideal para empezar el tour por Albarracín por la cantidad de monumentos que se encuentran allí: la catedral, las iglesias de Santa María y Santiago, el Museo Diocesano y el Municipal, la Casa-Museo Noble de la familia Pérez y Toyuela y el Museo del Juguete, perfecto para ir con niños. Además, el entorno de Albarracín es muy rico en oferta turística, desde la subsede de Territorio Dinópolis o el paisaje protegido de los Pinares de Rodeno.

Calomarde es un enclave que destaca por su entorno natural. El antiguo bosque abierto de sabina albar, el barranco de la Fuente del Berro y el cañón del Molino son tres puntos especialmente interesantes para aquellos que prefieran hacer excursiones por la naturaleza. Allí podemos encontrar una variada fauna y flora, cascadas, cuevas y numerosas pozas para observar anfibios.

Print Friendly, PDF & Email