Los trabajadores de residencias no vacunados deberán hacerse una prueba diagnóstica cada 72 horas

En estos momentos, la tasa de vacunación en residencias alcanza al 97% de los residentes

La Orden publicada este jueves por Salud Pública de modulación de medidas del nivel de alerta sanitaria 2 aplicables en las provincias de Huesca, Teruel y Zaragoza incluye la obligación a los trabajadores de residencias de ancianos o discapacitados no vacunados a realizarse una prueba diagnóstica cada 72 horas. La decisión se suma a la de que los trabajadores no vacunados o con infección por Covid en los últimos 180 días que regresen de permiso o vacaciones debían realizarse dicha prueba con 72 horas de antelación antes de reincorporarse a su puesto.

El texto recuerda, además, que todos los empleados de estos centros deben continuar con el test de autoevaluación diaria que ya se fijó hace un año en el Protocolo de actuaciones entre el Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales y el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.

En estos momentos, la tasa de vacunación en residencias alcanza al 97% de los residentes y al 87% de los trabajadores de estos centros, y desde Salud Pública se ha recordado que este personal, esencial, tiene abierta desde el mes de diciembre la posibilidad de vacunarse.

En estos momentos, en las residencias de mayores de Aragón hay 37 brotes abiertos, que afectan a 104 personas, 66 residentes y 38 trabajadores, todos ellos positivos por coronavirus. En 23 de estos centros solo hay trabajadores contagiados, en nueve solo hay residentes contagiados y en cinco, tanto trabajadores como residentes. En este momento, hay once personas hospitalizadas. Desde que comenzó el segundo periodo de brotes en Aragón han fallecido 776 personas en residencias de mayores de la Comunidad.

Además de las medidas ya indicadas en la orden, desde el Departamento de Ciudadanía se está realizando una monitorización de todas residencias con brotes, para conocer su situación e implementar medidas en caso de que sea necesario junto a Salud Pública (ayudar en la sectorización, dotar de material si hiciera falta o conocer, si las hubiera, necesidades de personal). Además –tal como ha recordado Francis Falo- cada residencia cuenta con un responsable de Salud Pública que determina, en función de la situación de cada centro, qué medidas restrictivas deben tomarse.

Campamentos

La misma orden también da el paso a nivel de alerta 3 de las actividades de verano infantiles y juveniles, una medida que supone, entre otras cosas, la suspensión de las acampadas al aire el libre a partir del 29 de julio. Según la Orden, se entiende como acampadas aquellas que conlleven alojamiento al aire libre en tiendas de campaña u otros medios móviles destinados a alojarse, con independencia de que se instalen en terrenos dotados de infraestructura fija o permanente para esta actividad.

Sí que podrán llevarse a cabo colonias urbanas sin pernocta, campos de voluntariado juvenil, actividades de aventura al aire libre y colonias con pernocta en grupos de un máximo de 55 participantes, excluyendo a los monitores.

Otra de las novedades que incluye la Orden es que el responsable de cada una de las actividades deberá comprobar con antelación al inicio de la misma que los participantes (monitores y niños) cumplen alguno de los siguientes requisitos: haber recibido la pauta completa de vacunación (habiendo transcurrido catorce días desde la administración de la última dosis); haberse recuperado de la infección por Covid y hallarse en periodo comprendido entre día once y el 180 después de la prueba diagnóstica positiva, o disponer de una prueba diagnóstica negativa realizada en las últimas 72 horas en caso de PCR o de 48 en el caso de test rápido de antígenos.

Estas medidas relativas a acampadas o colonias entrarán en vigor a las 00.00 horas del 29 de julio.

Print Friendly, PDF & Email