Todo mi equipo de trabajo ha aprovechado nuevas oportunidades laborales y se ha marchado. Yo sigo en el mismo puesto, sin ilusión alguna por nada ni nadie…

La desmotivación laboral es un problema tanto para el trabajador como para la propia empresa, ocasionando desinterés, falta de compromiso e incluso frustración por parte del trabajador.

Recuperar la motivación debe comenzar por uno mismo, así como la actitud con la que afrontar el día a día, aprendiendo y valorando lo que hay de positivo en lo que uno hace.

Si la desilusión te preocupa, es necesario analizar las causas y tomar decisiones que te ayuden a recuperarla. Esta crisis supone una etapa en tu trayectoria profesional de la que puedes aprender gratamente. Debes de saber que los baches existen, reconocerlos y tratar de afrontarlos sin perder el sentido de lo que haces.

Lo importante es que seas consciente de cómo te sientes y buscar una solución. Cambia la perspectiva y piensa en lo que realmente necesitas, si se trata de cambiar la actitud, o de salir de la zona de confort realizando un cambio laboral.

Mi consejo: Es normal perder la ilusión en algún momento de la vida. Lo importante es perseverar y buscar alternativas que nos acerquen a lo que realmente queremos ser.

Print Friendly, PDF & Email