Los directivos transmiten estabilidad y critican duramente la gestión de la crisis sanitaria

Los directivos también han respondido a una serie de preguntas sobre la crisis sanitaria

Los directivos aragoneses muestran gran preocupación por la situación de la crisis sanitaria y califican mayoritariamente como “estable” los diferentes indicadores sobre aspectos relacionados con la situación económica. Las exportaciones e importaciones del comercio exterior son las peor paradas ya que un 40% y un 60% respectivamente opinan que la situación es de empeoramiento. Así lo reflejan los resultados del Indicador de Opinión correspondientes al primer semestre de 2021, que la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón – ADEA, ha presentado este martes por la mañana.

Dicho barómetro se obtiene a partir de una encuesta que recoge las impresiones de los directivos sobre diferentes aspectos relacionados con la situación económica y a la que han respondido los directivos y ejecutivos de las áreas de dirección general, dirección financiera, dirección comercial y de recursos humanos, de los sectores automoción, industrial, servicios y comercial de las empresas de la Comunidad. Los encuestados se han referido a cuestiones relacionadas con aspectos como la financiación, evolución de la plantilla, cifra de ventas del mercado interior, comercio exterior o evolución de la economía aragonesa.

La facilidad para obtener financiación sigue sin percibirse como un problema. La mayor parte de los encuestados (52,5%) perciben que va a permanecer estable, un 39,9% cree que va a empeorar y tan solo un 8,2% opina que puede mejorar. La previsión para lo que queda de año es similar, aumentando ligeramente la sensación de empeoramiento y descendiendo la mejora. En comparación con el año 2020, la situación de estabilidad ha aumentado (de un 43 a un 52%) y el empeoramiento y mejora descienden de un 44 a un 39% y de un 11 a un 8% respectivamente.

En cuanto a la evolución de la plantilla, también la estabilidad (59,7%) es la opinión mayoritaria. Un 29,9 % opina que podría empeorar y el 10,4 % indica que podría crearse empleo. Previsión similar para lo que queda de año con un ligero aumento también del empeoramiento (39,1%) y descenso de la mejora (8%). En comparación con el año pasado ha aumentado la sensación de estabilidad, la percepción de mejoría se mantiene estable y ha descendido el empeoramiento.

Respecto a la evolución de las ventas en el mercado interior el 71% empeora, el 17,2% cree que se mantiene estable y tan solo el 12% cree que mejora. Una situación que cambiaría bastante en el segundo semestre del año donde la tendencia cambia descendiendo drásticamente el empeoramiento hasta el 38%, aumentando la estabilidad hasta el 46% y aumentando ligeramente también la mejora hasta el 15%.

Respecto al comercio exterior la situación que domina es el empeoramiento. En las exportaciones un 40,4% cree que han empeorado, un 22,4% mejorado y un 37,2 % cree que son estables, algo que se invertiría a final de año con un 51,5% de los encuestados creyendo que la situación será estable y un 34% que empeorará. Respecto a las importaciones también gana el empeoramiento con un 61,4%, siguiéndole la estabilidad (35,7%) y la mejora (2,9%), mientras para el segundo semestre se espera que descienda la sensación de empeoramiento, suba ligeramente la mejora y suba también la estabilidad.

Con respecto a la economía de Aragón en general, se reducen sensiblemente los porcentajes que apuntan a un posible empeoramiento pasando del 59% en 2020 al 24% en esta encuesta. Por contra, las opiniones de una posible mejora y estabilización pasan de un 11 a un 34% y de un 28 a un 41%. En general, la sensación predominante es la estabilidad con un 43,9%, le sigue el empeoramiento con un 34,1% y finalmente la mejora con un 22%.

Situación sanitaria

Los directivos también han respondido a una serie de preguntas sobre la crisis sanitaria. La valoración de la gestión global de la crisis por parte de las administraciones es, en su mayoría insatisfactoria (53%) y mejorable (30%). Como lo es la decisión de eliminar la obligatoriedad del uso de la mascarilla que un 63,8% de los encuestados cree que se trató de una decisión precipitada, como también opinan un 65,5% de los directivos sobre la recuperación sanitaria a pesar del avance en la vacunación ante el incremento de la movilidad por el inicio de las vacaciones y el año turístico.

La valoración de las medidas tomadas por el Gobierno Autonómico es en su mayoría insatisfactoria (65%). Respecto al futuro de la recuperación de la crisis económica, la mayoría cree que será a medio plazo (48%), casi empatados con los que opinan que lo será a largo plazo (44%).

Respecto a la llegada de los Fondos Europeos, la mayoría de los directivos creen que no se han explicado suficientemente (91%) y también aseguran que sus empresas no se van a ver beneficiados por estos (70%). Las cifras de asignación de Fondos de Liquidez Autonómica en las que Cataluña será el 40% y Aragón en torno al 4%, algo que el 96,60% opinan que es algo injusto/desproporcionado.

Print Friendly, PDF & Email