La política lo es todo

Últimamente, está muy de moda escuchar que cualquier crimen de la realidad (del tipo que sea) no debe ser politizado, pero en verdad, esa afirmación tiene lagunas, las cuales no sirven para nuestra vida cotidiana. Tenemos que asumir y digerir que la política lo es todo.

Si la política no lo es todo… ¿Quién va a cambiar entonces las injusticias y los abusos que vivimos todos nosotros? Solo lo puede cambiar el político o la política. De esta forma, si nos encerramos en nuestra caverna de la ignorancia y nos aferramos a la idea de que la política no es igual a la vida, les concederemos el patético honor a los que gobiernan de ser unos sumisos de quienes nos presiden desde el poder más alto. Ahí entra en juego nuestra amiga más conocida: la manipulación.

Lo que comes, lo que piensas, la ropa que llevas, las series que ves el fin de semana, lo que consumes, lo que compras y sobre todo, lo que haces, es política. Y si cometes un crimen violento sea del tipo que sea, eso está en el marco de la política. Y por increíble que parezca, al intentar despolitizar todo también se está haciendo política.

Por eso, aquí la educación tiene un papel fundamental. El maestro debe formar a un alumno con plenos conocimientos políticos. Es decir, el alumno debe saber qué es la monarquía, la democracia, la república, la dictadura, el absolutismo… Y así con todos los términos políticos existentes. Si no conseguimos hacer esto, el sistema educativo estará creando a individuos sin formación política, que a la hora de votar a su representante, seguirá a las masas como un auténtico sumiso de la ignorancia, y acabará votando a lo que socialmente está aceptado, aunque esa persona no tenga ningún conocimiento de qué propone dicho partido. Se estará creando a una persona dormida y ciega.

Por lo tanto, cuando una persona proclama y defiende que algo no debe ser politizado, lo que está haciendo es que ese algo siga como está por muy malo que sea. Ya que, solo en la política existe la posibilidad del cambio social. Desvincularse de la política es desvincularse de la vida.

Sofía Gutiérrez Val

Print Friendly, PDF & Email