Rescatan a tres montañeros en dos complicadas operaciones en el Pirineo

El domingo la Guardia Civil tuvo que rescatar a tres personas en el Pirineo durante operaciones muy arriesgadas.

Durante la tarde y la noche del pasado domingo día 11, la Guardia Civil recibió dos avisos de rescate en el Pirineo. El primero se trataba de un escalador que se había caído unos 60 en la vía del Pastor del Pico Forato en Panticosa. El segundo informaba de que había dos montañeros enriscados en la Cresta de Alba.

El primer rescate fue el de un escalador de 56 años que hacía rapel en la vía del Pastor del Pico Forato (Panticosa) había caído al vacío unos 60 metros. Sus compañeros alertaban de que le habían perdido de vista pero que podían escuchar cómo pedía ayuda. El herido es un vecino de Barcelona y fue evacuado en ambulancia al Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

Se desplazaron al lugar Ereim de Panticosa, un helicóptero de la Guardia Civil y la médico de 061. Tras localizar al herido, decidieron que lo más rápido era acceder por ciclos de grúa, aunque la descomposición de la roca, la inclinación del terreno y el viento hacían muy difícil llegar a él.

El escalador se encontraba en una pequeña repisa inclinada, por lo que los especialistas tuvieron que montar una reunión a la que asegurar al herido, así como a la médico, a ellos mismos y el material, para poder trabajar con seguridad, todo ello bajo una incesante caída de piedras. Una vez la médico consiguió estabilizar al herido se le inmovilizó un brazo y una pierna mediante férula de vacío, momento en que comenzó a perder la conciencia por lo que se determinó hacer uso de la camilla para su evacuación.

Una vez consiguieron trasladar al herido a la camilla se procedió a descolgarlo unos diez metros a un lugar más seguro para su evacuación. Cuando consiguieron descender la camilla comenzó una fuerte tormenta de viento, granizo y rayos, por lo que los especialistas tuvieron que cubrir al herido para protegerle del constante desprendimiento de piedras y paralizar el rescate.

Sobre las 21.15 horas cesó la tormenta y el helicóptero pudo acudir a la zona. Los pilotos consiguieron extraer la camilla a pesar del fuerte viento racheado que había en el lugar. Dada la peligrosidad de la maniobra el helicóptero evacuó al herido y la médico hasta Panticosa donde esperaba una ambulancia.

Dos montañeros enriscados en la Cresta del Alba

A última hora de la tarde del domingo, el Greim de Benasque recibió un aviso indicando que unos montañeros que estaban por la zona del Pico del Alba habían escuchado a dos personas que les habían pedido ayuda. Los montañeros se encontraban enriscados en la Cresta de los trece gendarmes (Benasque) y les era completamente imposible moverse de ese lugar.

Dadas las malas condiciones meteorológica, que se estaba haciendo de noche y al no poder hacer uso del helicóptero, los efectivos del Greim de Benasque salieron hacía la zona en vehículo oficial. Tras la tormenta, sospechaban que la situación de los enriscados podría ser muy precaria.

Al llegar a los Baños de Benasque continuaron a pie durante más de tres horas hasta la base de la pared, una vez allí pudieron establecer contacto visual con las luces frontales de los enriscados. Comunicándose a voces con ellos, confirmaron que se encontraban ilesos, aunque con hipotermia. Tras escalar unos 200 metros por la pared mojada en un terreno descompuesto y abrupto, llegaron a la parte alta de la arista y se desplazaron hasta llegar a la vertical de los enriscados. Mediante maniobra de rapel lograron acceder a su posición. Una vez asegurados y habiendo comprobado que se encontraban en buenas condiciones, iniciaron el descenso mediante rápeles.

Una vez en la base de la pared continuaron el descenso caminando hasta enlazar con la ruta normal del Pico del Alba, siendo ya las 6.00 horas. Dadas las fuertes rachas de viento existentes en la zona se decidió descender todo lo posible hasta un lugar donde el helicóptero pudiera recogerlos con seguridad, en las proximidades del Ibón del Alba.

Tras tres intentos de aproximación de la aeronave, dificultadas por las rachas de viento, los pilotos consiguieron realizar un apoyo parcial y rápidamente se introdujo a los rescatados en la aeronave, siendo evacuados a la helisuperficie de Benasque a las 8.30 horas del lunes.

Los rescatados resultaron ilesos y eran un varón de 26 años y una mujer de 46 años, ambos vecinos de Alicante.

Print Friendly, PDF & Email