Aragón destinará más de 15 millones de euros a mejorar la gestión de residuos

Se se va a implementar un quinto contenedor en las poblaciones de más de 5.000 habitantes

El Gobierno de Aragón recibirá 15,4 millones de euros del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Unión Europea. De esta manera se pretende garantizar los nuevos objetivos comunitarios con respecto a los residuos municipales, potenciando la recogida y el tratamiento separado de los biorresiduos para implementar una economía circular. Se espera poder hacer una convocatoria para los entes locales de libre concurrencia próximamente.

El Plenario de la Comisión de Coordinación en materia de Residuos del Ministerio aprobó ayer la propuesta que presentó el Gobierno de Aragón sin hacerle cambios, dando luz verde al destino de los fondos europeos. Con el plan, el Gobierno pretende acelerar las inversiones necesarias para la gestión de residuos en Aragón, garantizar el cumplimiento de los objetivos comunitarios en materia de gestión de residuos municipales, conseguir preparar para la reutilización y el reciclaje y llegar al objetivo de un vertido máximo del 10%. Las ayudas están destinadas a los entes locales.

La directora general de Cambio Climático y Educación Ambiental, Marta de Santos, junto a la jefa de Servicio de Planificación Ambiental en el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Guadalupe Zarate, han explicado esta mañana los pormenores de las ayudas y los objetivos que se quieren conseguir. Uno de los principales, y en el que la directora general ha hecho mucho hincapié, es “la implementación de toda la normativa de residuos y para la implantación de la economía circular. Abandonar la economía lineal de extracción, consumo y vertido y cabalgar, de una manera firme y convencida, hacia una economía circular en la que los materiales dejen de terminar en el vertedero y puedan ser utilizaros, reciclados, reaprovechados y por tanto dejar de extraer tanto”.

Para conseguir acercar a Aragón a una economía circular se quieren implementar cuatro líneas de actuación. Las dos primeras tienen que ver con la correcta separación de los residuos en origen puesto que, a día de hoy, deberíamos estar separado correctamente al menos el 50% de los residuos y no es así. Por ello, se va a implementar un quinto contenedor en las poblaciones de más de 5.000 habitantes, “ese contenedor marrón, el de la orgánica, que prácticamente va a aparecer en Aragón porque la implantación es muy pequeñita” ha dicho de Santos. En las poblaciones de menos de 5.000 habitantes se va a fomentar el compostaje in situ, consiguiendo, así, que no haya tanto traslado de residuos. Para ello, se destinarán 5.698.755,58 euros al proyecto de poblaciones “grandes” y 1.899.585,19 euros para las “pequeñas”.

La tercera actuación, se enfocará a ampliar la red de puntos limpios “donde trabajamos los 16 flujos de distintos tipos de residuos que se generan en un hogar” y la cuarta a la construcción de plantas de compostaje para el tratamiento de los residuos. A estas dos partidas se destinarán 6.507.639,99 euros y 980.000 euros respectivamente.

La directora general ha destacado que “no estábamos evolucionando en la senda necesaria en base a los compromisos adquiridos” y que habían notado que faltaba mucha inversión, por lo que esperan que con estas ayudas se consiga acercar a Aragón a los mínimos que pide Europa. También ha querido mencionar que la responsabilidad del cumplimiento de estos objetivos se va a trasladar de los estados miembros a los Ayuntamientos y la labor del Gobierno va a ser acompañar a los responsables y guiarles para que hagan las inversiones necesarias.

Dentro de las malas noticias, de Santos ha anunciado que, para conseguir que se separe bien el residuo, se evite que llegue a los vertederos y se proceda a su correcta disposición, se creará un impuesto al vertido. Actualmente, por cada tonelada de residuo que llega a un vertedero en Aragón, se está pagando lo relativo a la recogida, transporte, el vertido y el mantenimiento de la instalación. Con el impuesto al vertido se duplicaría el precio de cada bolsa de basura que termina en el vertedero y obliga a que los costes repercutan al particular, de esta manera, los ciudadanos verán reflejado a final de mes un aumento en sus impuestos. Así, se busca incentivar a la población a que separe correctamente, puesto que de esta forma reducirá el gasto.

El reto de la recogida selectiva

La jefa de Servicio de Planificación Ambiental en el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Guadalupe Zarate, ha hecho un breve resumen de la situación actual de Aragón con respecto a las actuaciones que se quieren implantar. Uno de los mayores retos es conseguir la implantación de la correcta recogida y separación de los residuos.

Zarate ha destacado que, en la actualidad, tan solo diez municipios tienen implementados, parcial o totalmente, los contenedores orgánicos. Los siete que cuentan con contenedores marrones para todo el municipio pertenecen a la comarca de Matarraña y Candasnos, mientras que los tres que los incorporan en algunos barrios son Huesca, Zaragoza y Panticosa.

Por otro lado, el sistema de compostaje in situ, está ya en funcionamiento en algunos municipios de Alto Gállego, Hoya de Huesca, Jacetania, Ribagorza, Sobrarbe, Andorra-Sierra de Arcos y Bajo Cinca. Además, de Alcañiz, Binéfar y Burgo de Ebro.

Se pretende que estas medidas estén ya en pleno funcionamiento en diciembre de este año en el caso de los contenedores y para 2023 en el caso del compostaje en origen. Marta de Santos ha reconocido que la fecha límite es un reto, pero espera que se pueda conseguir.

Print Friendly, PDF & Email